20.000 escolares pasarán esta temporada por Tierra Rapaz

Asisten a charlas, exhibiciones y tienen contacto directo con animales con el objetivo de que los conozcan para que los amen

escolares en Tierra Rapaz 1
Escolares en la gruta de los búhos de Tierra Rapaz

Hasta 20.000 escolares van a pasar esta temporada por Tierra Rapaz, según las previsiones de este parque de naturaleza situado en Calahorra.

El objetivo de los programas elaborados para ellos es que vivan «experiencias únicas que jamás olvidarán». Los pequeños asisten a las charlas científicas y disfrutan del contacto directo con águilas, halcones y pollitos de aves rapaces, que sólo aquí pueden ver, así como con los animales de la Sabana Africana, Oceanía o la Granja Escuela.

banner entreviñas 2024 alargad0

Los escolares contemplan las travesuras continuas de los cachorros de suricatos, la vida ajetreada de las mangostas y los saltos increíbles de los servales, unos felinos africanos que los niños no conocían. Acaban de ver cómo ha venido a este mundo un pequeño antílope africano, y cómo las cebras parecen darle la bienvenida con su sonido característico que lleva tu mente a las llanuras del Serengueti.

Los biólogos del parque se ponen en marcha para explicarles todos los secretos de su mundo natural y lo hacen en directo con las grandes exhibiciones de aves que unen las últimas tecnologías y efectos especiales con el majestuoso vuelo de las aves y la recreación de sus conductas naturales.

El parque cuenta ya con 97 aves irrecuperables para la vida salvaje, a las que la Fundación Tierra Rapaz salva de su sacrificio, muchas de ellas dañadas por el ser humano. Los niños conocen de primera mano su historia y su recuperación en el parque. Los centros educativos reafirman cada temporada su confianza en el concepto pedagógico del parque, que encuentran diferente y valioso para sus alumnos.

Luis Lezana, doctor en Biología y director de Tierra Rapaz comenta que «no puede compararse vivir un día en Tierra Rapaz a observar a los animales a través del televisor o en un ordenador. El contacto directo, la interacción y el sentimiento real, es lo que verdaderamente extrae del ser humano el amor auténtico hacia lo que conoce, y los animales de Tierra Rapaz se han convertido en los mejores embajadores de la naturaleza, para que las futuras generaciones aprendan lo importante que es conservar a las especies que admiran en el parque».

Félix Rodríguez de la Fuente fue pionero y apostó por este sistema educativo con su campamento para niños de la naturaleza en Montejo de la Vega y sus famosas exhibiciones de aves rapaces en el Safari de Madrid. En sus demostraciones de vuelos, Félix decía que no se puede defender aquello que no se conoce. Tierra Rapaz aporta una nueva perspectiva para una sociedad en donde los niños no conocen a los animales, muchos no llegan a saber cómo llegan hasta los supermercados los huevos o la leche y corremos un alto riesgo de ausencia de valores en la conservación por la percepción totalmente humanizada y egocéntrica del mundo natural, absolutamente “fake”. Como dicen en Tierra Rapaz, la naturaleza no es Disney, es lo que es, no lo que queremos que sea. Es bella tal y como es, sin edulcorantes. Un parque diferente, en donde los niños conexionan con la realidad natural, una realidad diferente a la que perciben en la sociedad actual, donde esta conexión con el mundo salvaje se ha roto y es importante recuperar la esencia de lo que verdaderamente somos como seres pertenecientes a un planeta que depende de nosotros y que debemos gestionar conociendo su realidad.

Como dice el lema del parque “Conocer es conservar”.

escolares en Tierra Rapaz 2

banner el pollo del abuelo