La tradición no se pierde ¡Al rico pimiento asado!

Este año, Calahorra no celebra su Festival del Pimiento, que en 2019 se vivió con gran ambiente el día 29 de septiembre. Sin embargo, eso no impide que las familias sigan con la tradición del asado y pelado de pimientos.

Por estas fechas, las calles de Calahorra huelen a pimientos asados. Y es que es habitual en Calahorra y en toda la ribera salir a la calle para asar los pimientos. Antes a la leña, ahora se hacen más al carbón o con una máquina que fusiona a gas. También las variedades son muchas, (del pico, del piquillo, del cristal, de cuerno de toro…) aunque en Calahorra el más demandado es el del piquillo. Unos los embotan, otros los congelan en bolsitas de plástico…

Las opciones son muchas, pero lo que no cambia es esta costumbre que une a las familias en el asado y pelado de los pimientos En este vídeo un ejemplo de cómo en la acera, junto a las viviendas, se asan los pimientos.

 

Y después del asado, viene el pelado. Se suele hacer en las bajeras de las casas, en torno a una mesa grande bien forrada de hule y con cubos para tirar los desperdicios, porque es una labor que macha mucho. Primero quitarles el tallo con el cáliz, luego las pieles y las pepitas que han quedado dentro y finalmente repasar para que queden perfectos. Lo que nunca se debe hacer es mojarlos porque en Calahorra se dice que si se mojan quedan “deslabaos”.

En este vídeo vemos todo el proceso de limpiar pimientos.

BANNER-RM