Ana Gurrea, una joven implicada en un proyecto solidario en Finlandia

A través del CJCC trabaja en un programa del Cuerpo Europeo de Solidaridad para personas sin hogar

Ana Gurrea voluntaria en la UE
Ana Gurrea, voluntaria en la UE

El Consejo de la Juventud de la Comarca de Calahorra (CJCC) anima a los jóvenes a realizar el voluntariado europeo y con tal fin pone como ejemplo a Ana Gurrea, una joven que se encuentra en Finlandia trabajando en un proyecto solidario para personas sin hogar.

El CJCC remite la carta abierta de Ana Gurrea en la que cuenta su experiencia que cree que puede ser motivadora para que otros jóvenes de la comarca sigan sus pasos:

digitalízate banner alargado

«Mi nombre es Ana, tengo 27 años y voy a estar 1 año trabajando como voluntaria en Helsinki, en un proyecto del programa del Cuerpo Europeo de Solidaridad, de Erasmus +

Conocí este programa gracias a la participación de mi hermana en el mundo del voluntariado europeo, para ella fue una muy buena experiencia y yo también quería vivirla. He estudiado Trabajo Social, por lo que decidí buscar un proyecto en el que poder aportar como voluntaria desde mi formación y poder seguir aprendiendo. El Consejo de la Juventud Comarcal de Calahorra me asesoró en cómo hacerlo y me ayudó en la búsqueda de proyecto y finalmente decidí realizar mi voluntariado en Blue Ribbon, esta organización trabaja con personas sin hogar, apostando por el “housing first” y ayudando a mejorar la vida de las personas sin hogar en el país.

En este momento llevo 2 meses trabajando en este proyecto y mi actividad principalmente consiste en ayudar y estar con los usuarios de los distintos Centros de Día, aquí pueden comer, ducharse, hacer la colada, ver la tele, jugar e incluso echarse la siesta; además ayudamos con la ropa que les es donada, en las actividades de ocio alternativo propuestas cada semana, en la búsqueda de empleo y en los distintos eventos que realiza la organización, etc. por otro lado, también hemos recibido formaciones sobre cómo funcionan las leyes de extranjería en Finlandia y asistimos a clases de finés.

Aunque mi voluntariado prácticamente acaba de empezar, mi mayor reto o dificultad aquí es la distancia con mis seres queridos y el adaptarme a una nueva cultura y sociedad. Pero estoy muy contenta e ilusionada con la experiencia que estoy viviendo, creo que me está permitiendo aprender y conocer personas maravillosas y abrir mi mente a nuevos horizontes».