Andreu promete trabajar en firme la integración de FHC en el SERIS a partir de enero de 2022

El servicio de Ginecología de este hospital podría cerrar la semana que viene por falta de profesionales y los partos se trasladarían a Logroño

encuentro en FHC Concha Andreu y comité empresa
Una representante del comité de empresa de FHC enumera los problemas del centro ante Concha Andreu

El Gobierno de La Rioja priorizará la ley de integración de Fundación Hospital de Calahorra (FHC) en el sistema del Servicio Riojano de Salud (SERIS) y se trabajaría en firme en él a partir de enero de 2022. Así al menos lo ha prometido la presidente riojana, Concha Andreu, a las puertas de este centro sanitario.

Tras presidir el Consejo de Gobierno en Calahorra, Andreu se ha desplazado a la Fundación Hospital de Calahorra donde ha mantenido una reunión con la nueva dirección de este hospital, que no ha sido presentada a los medios de comunicación ni hoy ni con anterioridad como solía hacerse. Hemos podido saber que se trata de Isabel Muñoz Machín, que ya trabajaba en FHC, conoce los “entresijos del centro” y llevará ahora la gerencia. Finaliza así el vacío en la gestión tras la marcha del último director el pasado mes de julio.

Antes de dirigirse a la prensa, Concha Andreu ha tenido un encuentro con miembros del comité de empresa, que podría calificarse de incómodo, en el que le han reprochado no haberse citado con ellos. Tras las declaraciones de la presidente a la prensa, ya con más serenidad, le han expresado sus demandas y las graves carencias que tiene este hospital alertando sobre la inminente “fuga” de todos los profesionales de la sección de Ginecología que obligaría a trasladar los partos al logroñés Hospital San Pedro.

 

LEY DE INTEGRACIÓN EN EL SERIS

La jefe del Ejecutivo riojano ha prometido que “en cuanto aprobemos los presupuestos y la ley de acompañamiento, se va a priorizar la ley de integración de FHC en el SERIS”.

“Vamos a intentar que sea lo antes posible pues ya tenemos el proyecto de ley –ha seguido diciendo– si bien hay periodos de exposición pública, trámites de consulta con los profesionales en comisiones… Podemos valorar que a partir de enero ya nos pongamos a trabajar en firme”, ha calculado Andreu.

En cuanto a las condiciones en las que van a quedar los trabajadores actuales, la presidente ha dicho que “todo va a ir con un proceso parlamentario; pero en cualquier caso se va a contar, por supuesto, con los trabajadores actuales”.

Concha Andreu ha informado de que, finalizadas las obras de remodelación de las Urgencias, “hemos invertido en material de radiología de última generación”, pero ha dicho acusar el lastre de “muchos años de dejadez y de querer apostar por la privatización de la Sanidad, que ya hemos visto que no puede ser”.

También ha mencionado el convenio con el Gobierno de Navarra para tener un servicio de cirugía cardiaca también de última generación “no sólo para atender a los pacientes riojanos y navarros sino para hacer atractiva la sanidad pública riojana a los profesionales tanto de enfermería como facultativos”.

Igualmente se ha referido a “las ofertas públicas de empleo para incrementar el número de profesionales”, pero para que este incremento llegue también al hospital de Calahorra será necesario “homogeneizar sus condiciones jurídico-laborales” con las de otros centros.

 

LAS DEMANDAS DEL COMITÉ DE EMPRESA: “ESTAMOS PEOR QUE HACE DOS AÑOS”

En efecto, las peores condiciones laborales con respecto a los hospitales de gestión plenamente pública hacen que FHC se vea abocado a no disponer de profesionales en muchas de sus especialidades.

Begoña González Juez, médico de FHC, comentaba al respecto que no se trata de una situación ligada a la pandemia sino de un mal endémico ya que la oferta de FHC “no resulta atractiva tanto en sus condiciones salariales como laborales”. Una pescadilla que se muerde la cola al tener que cubrir entre pocos médicos todas las guardias y sustituciones. Junto a sus compañeros ha asegurado que “estamos ahora peor que hace dos años”.

En este sentido, el comité habla de profesionales con horarios larguísimos, con más de siete guardias extraordinarias al mes, y la carencia de refuerzos que eran retirados tras el paso de cada ola de la pandemia.

Las trabajadoras de Ginecología han advertido a Concha Andreu de que la semana que viene esta especialidad podría quedar sin personal pues sus trabajadores están en proceso de traslado a otros centros sanitarios y de dimisión en bloque.

Concha Andreu ha pedido tiempo y ha pedido que se confíe en que la integración de FHC en el SERIS suprima todos estos problemas.

 

CLASES PARTICULARES BANNER