ARAG-ASAJA dice que el sector agrario cerrará 2020 con una grave crisis de precios

agricultura campo de coliflor 2 copia
Cultivo de coliflor en una finca de Calahorra

El sector agrario no se sustrae al ambiente de crisis general; si normalmente los precios que se pagan por sus frutas, verduras y hortalizas son muy bajos –obligándoles a producciones masivas con gastos de producción y rentas extremadamente contenidas– la recesión económica por la pandemia ha agudizado esta situación.

En contra de los agricultores juega también un incremento de valor mínimo. Basta comparar el aumento en los precios de muchos bienes de consumo con los que han experimentado las producciones agrarias y ganaderas a lo largo de los años. Por si esto fuera poco, el campo español soporta la competencia de países terceros, ajenos a la UE, que meten en nuestro mercado producciones que resultan mucho más económicas con unos precios al consumidor mucho más baratos al no estar sujetas a las mismas exigencias en la trazabilidad, conservación, empleo de fitosanitarios y contratación de trabajadores.

Por si fuera poco, los daños sufridos en las explotaciones rurales por la fauna cinegética, insuficientemente atajada, completan un panorama muy poco alentador que ha puesto de manifiesto hoy el presidente de ARAG-ASAJA, Eduardo Pérez Hoces, afirmando que el sector agrario cerrará 2020 con una “grave crisis de precios de los productos agrarios en origen, por debajo de los costes de producción”.

Durante su comparecencia para realizar un balance del año agrícola y ganadero de La Rioja, en la que también ha participado el secretario general de la organización agraria, Igor Fonseca, Pérez Hoces ha reconocido que “el impacto económico de la pandemia ha agravado los problemas que ya arrastraba el campo riojano y cambiado las prioridades del sector a medida que los efectos de la pandemia se han ido sucediendo”.

En este sentido, se ha referido a que “el coronavirus ha supuesto la puntilla para los ganaderos de ovino y caprino, y afectado considerablemente al sector vitivinícola por el cierre y las restricciones que ha sufrido y está sufriendo la hostelería durante los últimos meses”.

Además, el presidente de ARAG-ASAJA ha sido especialmente crítico con la falta de medidas de apoyo y protección al sector agrícola y ganadero que se prometieron a raíz de las movilizaciones que tuvieron lugar a principios de 2020 ya que, pasado el tiempo, han resultado ser “una farsa y un engaño”.

“La modificación de la Ley de la Cadena Alimentaria ha suspendido en su primera gran prueba de fuego con los precios de la uva y de muchos otros productos. Y de las anunciadas mesas para tratar mejorar los seguros agrarios, acuerdos comerciales, la fiscalidad del sector, energía, empleo… ni una sola actuación puesta en marcha. Es decir, siete meses después de las movilizaciones, resulta indignante el ninguneo absoluto hacia el sector”, ha declarado.

En su intervención, Pérez Hoces ha advertido también de los efectos que puede causar una posible subida del Salario Mínimo Interprofesional tras haberse incrementado en los últimos años un 28%: “Ni es el momento para plantear esta subida, ni es asumible por el sector, y además pondrá en serio peligro la contratación de puestos de baja cualificación”.

Respecto a la reforma de la futura PAC, Pérez Hoces ha manifestado su decepción por los acuerdos que se van alcanzando y que supondrán más exigencias a los agricultores y ganaderos con menos dinero: “Europa quiere que los agricultores y ganaderos seamos más verdes, y nosotros no tenemos ningún problema en ser más de lo que ya somos. Sólo pedimos que no nos arruinen en el camino.  Europa no puede ser ecologista a costa de la rentabilidad del agricultor y además, también debería ser igual de exigente con los requisitos ambientales de las producciones de terceros países”.

Sector estratégico y peticiones para 2021

El presidente de ARAG-ASAJA ha aprovechado su intervención para reclamar “la iniciativa del Gobierno de La Rioja en la defensa del sector vitivinícola y el apoyo a sectores en crisis como el de la fruta de hueso, remolacha y ganadería extensiva”.

También he pedido “que se atienda de una vez por todas el problema de los daños ocasionados por la fauna silvestre en los cultivos de La Rioja. O bien con medidas excepcionales, o bien con la futura Ley de Caza que más de un año después de ser anunciada, sigue sin cerrarse por la falta de diálogo con todos los agentes implicados”.

No obstante, Pérez Hoces también ha querido reconocer en el balance del año la imagen y el comportamiento ejemplar que ha trasladado el sector durante esta pandemia.

Para el presidente de ARAG-ASAJA, “el sector ha demostrado en esta crisis sanitaria que es un sector estratégico, capaz de garantizar la provisión de alimentos sin subir un céntimo sus productos”. Asimismo, ha destacado “su carácter solidario” que demostró “aparcando en plenas movilizaciones sus protestas para sacar los tractores a las calles y sumarse así a la desinfección de los pueblos de La Rioja”.

Por último, el presidente de ARAG-ASAJA ha puesto en valor el “esfuerzo que realizaron los agricultores en el desarrollo de unas campañas agrícolas seguras en las que finalmente se consiguió garantizar la seguridad sanitaria de todos”.