ARAG-ASAJA reclama actuaciones urgentes para la reparación material y económica de los daños causados por la última riada del Ebro

Las ayudas deberían llegar a agricultores con explotaciones perdidas así como a comunidades de regantes y municipios con infraestructuras dañadas

daños agricultura crecidas 1
Igor Fonseca (en primer término) comprueba con los agricultores la pérdida total de coliflor en una finca afectada por las inundaciones

El secretario general de ARAG-ASAJA, Igor Fonseca, ha reclamado hoy al Gobierno de La Rioja que solicite al Ministerio de Agricultura la presentación de al menos un borrador con las ayudas para agricultores, municipios y comunidades de regantes afectados por la última gran avenida del Ebro y sus inundaciones. Igualmente ha demandado ayudas del presupuesto regional para hacer frente a los daños porque, según ha dicho las indemnizaciones anunciadas por el Estado son “ridículas”. No menos importante serían las obras de reparación urgentes para evitar mayores daños en próximas crecidas.

Fonseca, que ha citado a los medios de comunicación al pie de las fincas más afectadas por la riada del pasado 11 de diciembre, ha hecho patente las pérdidas sufridas en las fincas agrícolas cercanas al Ebro dirigiéndose a la prensa ante unos campos de coliflor del paraje de El Valladar y La Quebrada absolutamente arruinados.

Haciendo un repaso de las medidas tomadas hasta esta fecha, Igor Fonseca dice que el pasado 17 de diciembre el Consejo de Ministros aprobó un acuerdo por el que implementará ayudas a los municipios y titulares afectados, “con ayudas máximas para los agricultores afectados que apenas ocupan una línea de texto en el informe del Consejo de Ministros y que serían de poco más de 9.200 euros por titular”; una cantidad que Igor Fonseca considera “ridícula a la vista del estado de muchas explotaciones. Esa cuantía –ha seguido diciendo– tiene necesariamente que ser complementada por parte del Gobierno de La Rioja”.

Sin embargo, para ARAG-ASAJA lo peor de todo este asunto “es que de aquel Consejo de Ministros no tenemos ni siquiera un borrador de nada. Ni orden, ni real decreto ley. No sabemos ni cómo ni cuando se piensa implementar”.

Este retraso en la materialización de las ayudas supone, según la organización profesional agraria, un riesgo ante nuevas crecidas que podrían producirse al final del invierno y comienzo de la primavera: “estamos muy preocupados los agricultores y regantes por las consecuencias pasadas y por las que pueden venir si por parte de las administraciones públicas competentes no se mueve ficha”.

daños agricultura crecidas 2
En algunas parcelas las hortalizas se han podrido por el anegamiento y la pérdida de la cosecha es total. Finca de Coliflor cerca del Ebro

 

LA INEVITABLE COMPARACIÓN CON NAVARRA

 A tan solo un kilómetro del lugar en el que Igor Fonseca ha ofrecido sus declaraciones se encuentra el territorio navarro con el cual el secretario general de ARAG-ASAJA ha establecido comparación: “En Navarra ya han tomado cartas en el asunto y a pocos metros de aquí, en San Adrián, se está procediendo a la reparación del mazón del Ebro. Esto indica que hay administraciones que sí se están tomando esto en serio porque saben las consecuencias que puede tener”, ha dicho.

Además, ha asegurado que la semana pasada el Gobierno Foral implementó ayudas consistentes en la exención del pago del Impuesto de Bienes Inmuebles a los agricultores que se hayan visto afectados. «Algo que deseamos que se produzca aquí porque hasta la fecha no ha habido ni una sola reunión, ni una sola indicación ni por parte de la Consejería de Agricultura, ni por parte de Confederación Hidrográfica del Ebro para tomar algún tipo de medidas para paliar las consecuencias y poner coto a los problemas que puedan originar en la cuenca del Ebro los deshielos en los próximos meses de febrero y marzo».

campos-inundados-crecida

MÁS DE 500 HECTÁREAS AFECTADAS EN CALAHORRA

 En su declaración, Igor Fonseca ha recordado que fue el pasado 11 de diciembre –“en una avenida de agua similar al de 2015”– cuando se produjo este desbordamiento del Ebro, suceso que, según ha comentado, “es cada vez más frecuente incluso fuera de las épocas del año más lluviosas y que han producido muchos daños en Calahorra, Alfaro y también en La Rioja Alta en poblaciones como Fuenmayor o Cenicero”.

Aunque no ha facilitado una valoración económica de los daños y el número de titulares afectado, Fonseca ha informado de que en concreto, en Calahorra, “hay seriamente dañadas más de 500 hectáreas, principalmente de hortalizas y verduras como coliflor, brócoli, alcachofa, cardo así como frutales, viñedos, olivares y cultivos de herbáceas”.

Igualmente la riada produjo daños “en caminos y acequias de riego e incluso las propias motas de defensa del río Ebro”.

El 15 de diciembre –cuatro días después de producirse el pico de la riada– ARAG-ASAJA envió a la Consejería de Agricultura una solicitud “para poner en marcha un plan de medidas con el que hacer frente a esta situación y a los daños registrados. Plan de medidas que contemplaba ayudas para agricultores que hubieran sufrido mermas en los bienes de producción de sus explotaciones –maquinaria, árboles frutales, pérdidas por arrastre de tierras a las fincas, etc.– y también para hacer frente a los daños en cultivos en aquello que no cubran los seguros combinados así como para conceder préstamos que faciliten la liquidez económica a los agricultores para la viabilidad de sus producciones toda vez que en muchos casos la cosecha de todo el año se ha perdido y no van a poder continuar con su actividad”.

Las ayudas tendrían como destinatarios también a los ayuntamientos que más se vieran afectados en sus infraestructuras; “principalmente para hacer frente a la reparación de caminos y a las comunidades de regantes para reparar las infraestructuras de riego de forma urgente antes de que entre la próxima campaña de riegos”.

No menos importante considera Igor que se den instrucciones a Confederación Hidrográfica del Ebro “para que proceda de forma urgente a la reparación de los mazones –que bordean el Ebro en ambas orillas– que protegen las zonas de cultivo y recreo de las crecidas”.

“Hace apenas diez días –ha recordado también– tuvimos dos o tres días de lluvias que volvieron a provocar el crecimiento del caudal del Ebro y que estuvo a punto de producir nuevas inundaciones”. Éstas, en opinión del representante de ARAG-ASAJA, hubieran sido “mucho más importantes porque la situación de las defensas del Ebro sobre todo en Calahorra y Alfaro está muy dañada en varios kilómetros”.

 

banner RIVER NAVIDAD 2022