Cacerolada de los bomberos del CEIS ante el Ayuntamiento de Calahorra

Para reclamar el cumplimiento del acuerdo firmado en 2022

Cacerolada de los bomberos en el Ayuntamiento de Calahorra

Un total de 41 bomberos de los parques del Consorcio de Extinción de Incendios y Salvamento de La Rioja (CEIS) se han concentrado esta mañana ante la Casa Consistorial de Calahorra para reclamar el cumplimiento del acuerdo firmado en 2022, con el que el anterior Gobierno regional se comprometía a incrementar la plantilla con 24 nuevos puestos.

La presencia de los bomberos en Calahorra –que se han manifestado con una cacerolada– se justifica porque en el parque CEIS de esta ciudad comenzaba hoy un curso de formación para bomberos de nuevo ingreso resultantes de la última oposición. Aprovechando esta circunstancia, los bomberos han enviado un interlocutor a entrevistarse con la alcaldesa de Calahorra, Mónica Arceiz, “porque entendemos que los municipios pertenecientes al consorcio son parte implícita de la situación que se está viviendo y deben ser conocedores de ésta”.

digitalízate banner alargado

El presidente de la Junta de Personal del CEIS, Juan Carlos Cejudo, recalcaba que no se trata de plazas de nueva creación sino personal que viene a cubrir jubilaciones e insistía en la necesidad de contar con más bomberos nuevos “para garantizar al menos la presencia de cuatro bomberos por turno en los parque del CEIS Rioja”. No obstante, Cejudo cree que lo ideal para un funcionamiento óptimo serían 36 nuevos efectivos humanos: “Con 24 nuevos efectivos de incorporación en los años 2024 a 2026, que fue lo que firmamos, ya íbamos justos y este Gobierno decidió unilateralmente que serían 12. Por debajo de 24 no podemos hacer viable el servicio porque hay bajas, permisos y vacaciones que cubrir, cosa que se ha venido solventando con horas extraordinarias”.

El portavoz de los bomberos estima que “estamos hoy más lejos de alcanzar un acuerdo que en los 25 años de historia de este consorcio” y añade que la respuesta de la dirección del CEIS a sus demandas ha sido aplicar medidas de presión: “Aunque suene un poco extraño, nos está obligando a doblar turnos en los parques para cubrir bajas y ausencias, en ocasiones hay compañeros que descansan menos de seis horas porque por ejemplo salen a las 12 de la noche y tienen que volver a las 8 de la mañana incluso viviendo lejos del parque en el que prestan servicio. Nos están obligando a trabajar con sólo dos horas de antelación; por ejemplo voy a trabajar en turno de mañana y dos horas antes de salir me mandan una resolución en la que me obligan a trabajar esa misma tarde, porque al gerente se le ha ocurrido que hay que reforzar el servicio por encima de lo habitual… Verdaderas tropelías”, dice Cejudo.

Los bomberos concentrados aseguran que la falta de personal está afectando a la vida familiar: “Las navidades han sido muy duras pero durante este mes la situación podría agravarse incluso”.

Cabe recordar que la administración regional, de la que dependen los bomberos del CEIS, dice tener un informe de sus servicios jurídicos según el cual, “el acuerdo de la mesa de negociación del 11 de noviembre de 2022 para la aplicación de una reestructuración organizativa carece de efectividad y no respeta la legalidad vigente”. Sin embargo, otras fuentes afirman que no hay nada irregular en el convenio de 2022 que debería entrar en vigor ya para ir incorporando nuevos bomberos el año próximo.