Calahorra cambiará su suministro de agua tomándola del Cidacos

Un Pleno extraordinario aprobará mañana la adhesión al convenio que lo haría posible en 2027 tras una inversión de casi 6,8 millones de euros

adhesión convenio aguas Cidacos
Elisa Garrido (izda.) y Pilar Bazo han explicado algunos aspectos del convenio

Calahorra cambiará su suministro de agua tomándola del Cidacos en lugar del Ebro. Eso ocurrirá previsiblemente en el año 2027 pero para que esto se haga efectivo, el Ayuntamiento ha de firmar ya mismo el convenio de adhesión al proyecto del Consorcio de Aguas y Residuos de La Rioja que lo hará posible mediante la ejecución de obras, aun no redactadas, por valor de 21,5 millones de euros.

Este asunto será aprobado en el Pleno extraordinario que se reunirá mañana a las 8:30 horas, pero la alcaldesa, Elisa Garrido, ha explicado hoy los pormenores de este proyecto que, según sus declaraciones, presentaría mayoritariamente ventajas para la ciudad.

Para empezar ha comentado que la toma de agua –desde un azud surtido por la presa de Enciso– será para 21 municipios, de los que 20 ya han firmado su adhesión al proyecto.

No sólo se trata de las localidades del valle del Cidacos aguas abajo de la presa, desde Enciso hasta Autol, sino también de los de los valles de Ocón, y de El Villar de Arnedo, Ausejo, Aldeanueva de Ebro, Rincón de Soto y Alfaro. Sin embargo es crucial que Calahorra se pronuncie porque, al ser la mayor población, la inclusión de esta ciudad en el proyecto compromete el 35% del presupuesto de las obras necesarias para la potabilización y distribución del agua.

 

«BENEFICIOS PARA LA CIUDAD»

Garrido, que ha comparecido en rueda de prensa junto a la concejal de Aguas, Pilar Bazo, ha querido transmitir los beneficios que la adhesión al convenio tendrá “al mejorar la red, la calidad del agua y reducir el costo de producción con una notable rebaja en el consumo de energía”.

Actualmente hay que elevar el agua hasta la ciudad desde los pozos de captación que se encuentran en una cota mucho más baja. Esto precisa tres líneas de impulsión mediante bombas motorizadas que se evitarían con la traída de agua por gravedad desde la presa del Cidacos. Además, al actual consumo de la impulsión, hay que sumar el gasto y mantenimiento de los equipos de potabilización. “Todo ello precisa un consumo energético que equivale al de 2.000 hogares” para obtener finalmente una calidad de aguas que el Cidacos ya ofrece incluso antes de su depuración tanto en grado de dureza (cal) como en pureza, al carecer de las sustancias procedentes de explotaciones agrícolas y ganaderas que hay en el Ebro, también en los pozos de captación y que actualmente hay que depurar.

En cuanto al precio del agua, siempre según datos del Ayuntamiento, Calahorra tiene actualmente un coste de producción del de 0,293 euros por metro cúbico, mientras que el Consorcio de Aguas y Residuos calcula que con el abastecimiento del Cidacos el coste de producción se reduzca hasta los 0,241 euros. Aunque todas las cifras son provisionales, se supone que esto es lo que tendrá que pagar la ciudad al consorcio mediante el cobro de los correspondientes recibos a los ciudadanos.

Elisa Garrido no ha garantizado que el total del ahorro se vaya a trasladar a las facturas que pagan los ciudadanos pero sí ha asegurado que “no tendrán que pagar unos costes de energía tan altos como los actuales”.

 

INVERSIONES POR 6,8 MILLONES DE EUROS

La alcaldesa ha destacado la inversión para Calahorra de 6,8 millones de euros para la traída de agua del Cidacos “que serán financiados íntegramente por el Gobierno de La Rioja y el Consorcio de Aguas y Residuos” y que se emplearían en los siguientes proyectos:

  • Construcción de un ramal para Calahorra (2 millones de euros).
  • Construcción (por 1,8 millones de euros) de un nuevo depósito regulador en altura (seguramente en el monte de La Plana) con 12.000 metros cúbicos de capacidad con autonomía de 12 horas como mínimo (el actual sólo tiene 2 horas de autonomía).
  • Creación de una arteria general que trasladará el agua del depósito a la ciudad (1,5 millones)
  • Construcción de una arteria Sur y Oeste hasta la Era Alta (1,5 millones)

 

DESTINO DE LA ACTUAL POTABILIZADORA

Por otra parte, la alcaldesa ha comentado que la actual potabilizadora de los pozos de captación, situada en la Casa de las Aguas de Manzanillo, tiene su fecha de amortización en el año 2027, el mismo en el que entraría en funcionamiento el suministro del Cidacos.

No obstante, no dejará de funcionar con la nueva traída de aguas sino que “se mantendrá en funcionamiento mínimo para poder disponer de ella como sistema de reserva en emergencias tales como sequías”, ha dicho Elisa Garrido.

 

UNA CLÁUSULA CONTROVERTIDA

No todos los partidos del Pleno calagurritano están de acuerdo en la adhesión al proyecto de traída de agua del Cidacos. Ciudadanos ha manifestado sus desconfianza con una cláusula del convenio según la cual, “si Calahorra quisiera abandonar el consorcio antes del año 2057, debería pagar una penalización de más de 200.000 euros al año”.

Los concejales del partido naranja creen que esta condición es excesivamente exigente pero el Equipo de Gobierno considera que es lo justo habida cuenta de que renunciar a la traída de aguas del Cidacos, una vez firmado el convenio, sería abandonar unilateralmente costosísimos proyectos y obras ejecutadas o en ejecución, según ha venido a decir la alcaldesa.

En cualquier caso Ciudadanos dice que “ni siquiera el informe técnico que acompaña el expediente es claro en este asunto  puesto que refiere que la conveniencia de adherirse a este consorcio de aguas y residuos vendrá determinada por el plan director cuyo contenido es incierto ya que todavía no se encuentra redactado”.

CLASES PARTICULARES BANNER