Calahorra ha acogido con simpatía a los miles de jóvenes que disfrutan estos días del Holika

público holika
El público de Holika en la tarde de ayer jueves

Prueba superada. El primer día de Festival Holika en Calahorra se ha saldado sin ningún incidente reseñable. Los jóvenes lo pasaron muy bien y disfrutaron con la música que sonó hasta altas horas de la madrugada y en un ambiente muy, muy joven.

Algunos vecinos de la zona más cercana nos han comentado que no les resultó muy molesto el ruido, aunque a los de las viviendas más altas el sonido les llegaba con más potencia. Pero en general hemos detectado mucha tolerancia entre los vecinos con los que hemos hablado.

Y es que se ha notado cierto cambio de actitud entre los calagurritanos hacia los holikers. Hasta ayer eran muchos los que se mostraban recelosos ante la avalancha de jóvenes que se esperaba. Vaticinaban destrozos y temían que se produjese una alteración del orden de la ciudad, pero, al menos, en el primer día no ha sido así. Sólo ha aparecido roto el letrero de Holika de la Plaza de la Catedral, algo que era de esperar por el frágil material con el que estaban hechas las letras, ‘poliespán’.  También mucha basura de pástico y cartón, pero en este tipo de festivales las papeleras brillan por su ausencia.

Así que ese recelo inicial incluso se ha tornado en simpatía porque los jóvenes están demostrando, al menos hasta ahora, mucha paciencia y sentido cívico haciendo colas.

Colas en el supermercado, en la cafetería, el burger, en el bazar… y espectacular la que se produjo en la tarde de ayer para entrar al festival. Se produjeron esperas de hasta una hora y media para poder entrar y la juventud ocupaba toda la Cuesta de la Mediavilla, escena que recoge este vídeo grabado por Holika desde un dron y que se ha hecho viral:

 

 

 

banner mini-precio ropadefiestas.com