Calahorra restaura dos de los más raros y antiguos documentos de su archivo municipal de los siglos XIII y XIV

privilegio rodado de mercado de 1255
El privilegio rodado de Alfonso X El Sabio que concede mercado mercado semanal a Calahorra en 1255

Dos de los más antiguos y raros documentos históricos del archivo municipal de Calahorra que datan de los siglos XIII y XIV  van a ser estabilizados con el objetivo de detener el proceso de deterioro natural por el paso del tiempo y también para que eventualmente puedan ser mostrados al público.

Así lo ha dicho esta mañana el concejal portavoz, Esteban Martínez, que ha dado cuenta de la contratación de la empresa de restauración Begoña Guallar SL que por 6.500 euros se encargará, en un plazo de 10 meses, de completar el trabajo sobre el Privilegio de Mercado de Alfonso X El Sabio y un cuaderno de cortes de Castilla, ambos de «gran singularidad».

Tras dar cuenta de este asunto, el edil, junto con la alcaldesa, Elisa Garrido, ha acompañado a los medios de comunicación al archivo municipal donde de la mano del archivero Javier Torralbo, se guardan estos documentos con mimo y todas las medidas de seguridad.

El primero de ellos –el más antiguo que se conserva en el archivo del Consistorio– es un pergamino de 480×440 milímetros, que contiene el privilegio rodado expedido por la Cancillería Real de Alfonso X El Sabio y que concede a Calahorra en 1255 para que la ciudad tuviera mercado semanal que se celebraría los miércoles. Este pergamino está encabezado por un crismón, símbolo clásico del nombre de Cristo en griego con las letras Χ (ji) y Ρ (rho). Le sigue el texto que concede el mercado y los nombres de los participantes en la emisión del documento alrededor de la rueda que afirma su validez.

El segundo, es un cuaderno de Cortes compuesto por 21 folios de papel hispanoárabe y pergamino de 222×231 milímetros. En él se recopila el ordenamiento realizado por el Rey Alfonso XI en las Cortes de Castilla celebradas en Madrid en el año 1329. Contiene las peticiones que los procuradores de las distintas ciudades formularon al rey junto con las disposiciones reales en respuesta a estos requerimientos. Este cuaderno conserva su sello de cera en cinta de seda roja y amarilla que también serán restaurados.

Se trata del único cuaderno de Cortes que se conserva en el archivo municipal calagurritano pero también es uno de los pocos cuadernos pertenecientes a las Cortes de Castilla y León que hay en España. De hecho al parecer se conservan sólo tres: el del concejo de Niebla (Huelva), el de Plasencia (Cáceres) y este de Calahorra.

Según el edil de portavoz, a la sazón de Cultura, esta es una primera actuación que tendrá continuidad. El presupuesto del año que finaliza reservaba 6.500 euros para esta restauración y en el Presupuesto General Municipal de 2021 figuran 20.000 euros para continuar el cometido con otros documentos históricos.

Todos los casos, las intervenciones se realizarán bajo los principios de máximo cuidado con mínima intervención, reversibilidad de los procesos aplicados, legibilidad, etc.

OTRAS JOYAS DOCUMENTALES

Los libros, los documentos y los pergaminos pueden durar más que las personas pero también como las personas se ven sometidos a los avatares de la historia. Pueden ser quemados y desaparecer para siempre como las personas; pueden ser vejados como las personas o, al contrario que las personas, pueden conservarse parcialmente o completos durante siglos y siglos.

El archivero Javier Torralbo ha mostrado esta mañana algunos de estos ejemplos a los medios de comunicación sobre documentos a los que en su día, por expolio en tiempo de paz o de guerra, les faltan fragmentos. Algunos carecen de sus sellos de plomo o lacre que fueron arrancados o cortados, lo que demuestra que antaño también las antigüedades tenían un valor que hacía detentarlas hasta producir su robo o expolio.

Otros documentos del archivo municipal contienen elementos que en su tiempo pasaron inadvertidos pero que hoy resultan de gran interés, como el remiendo en el pergamino de una cubierta parcheada con un fragmento de Torá judía que en letra capital hebrea conserva por una cara un fragmento del Deuteronomio y por la otra, del libro de los Números.

«Es propio del necio confundir valor y precio», dice el viejo refrán castellano. En este sentido, Torralbo habla del precio de un privilegio que podría alcanzar los 16.000 euros. «En realidad todo está tasado aunque sólo sea por su valor a la hora de asegurarlo», explica el archivero. Las compañías de seguros disponen de unos varemos que permiten dar un valor económico a todas las cosas, incluso las más singulares e irrepetibles, «¿pero qué valor tiene el privilegio de mercado de Alfonso X para Calahorra? Eso no es cuantificable; se trata de un documento único de impagable valor para nosotros».