Calahorra se echó hoy al campo

Calahorra se echa al campo 11
El casco urbano de Calahorra visto desde Perdiguero

Cientos de vecinos de Calahorra han salido hoy al campo para desahogar en lo posible el confinamiento en La Rioja. Caminando, corriendo, en coche, en bicicleta, en quad y en moto la gente ha disfrutado del anticipo primaveral de esta mañana.

Aunque soplaba un cierzo moderado y la temperatura no ha superado los 12 grados, animados por el Sol, deportistas y paseantes de forma individual o mayoritariamente en grupos familiares han salido sobre todo por la antigua carretera de Azagra, el embalse de Perdiguero, La Torrecilla, La Marcú, fuente de Caricente, Recuenco, Los Agudos, Yasa de Las Conchas o humedal de La Degollada. Hasta algún grupo despistado hemos encontrado deambulando entre los campos de cultivo buscando la presa romana de La Degollada. Docenas de vehículos se podían ver al pie de los distintos caminos y rutas de forma que ni en los mejores días de la primavera hemos encontrado los campos de Calahorra tan concurridos como hoy y esto ha sido muy comentado entre los conocidos que se encontraban.

EL PATRIMONIO NATURAL, AGRÍCOLA Y PAISAJÍSTICO DE CALAHORRA

Los almendros están ya floreciendo y aunque faltan los coletazos finales del invierno que suelen producirse a finales de febrero o principios de marzo –podemos recordar hasta tres chupinazos de fiestas de Marzo con nieve– las jornadas con temperaturas suaves son cada vez más frecuentes. Además, como dice el refrán castellano refiriéndose al progresivo alargamiento del día, “para San Blas, una hora y más”. Todo ello junto a las ganas de salir de casa sin poder abandonar nuestra región y de tener que evitar gastos ante la crisis por la pandemia ha hecho que muchos hayan optado por el “turismo local”. Más que nunca es el momento de conocer nuestro propio patrimonio natural, agrícola, paisajístico…

El humedal de La Degollada y el embalse del Recuenco están aún lejos del apogeo de la temporada de reproducción de las aves que todavía se encuentran concentradas en zonas de invernada. Así, las especies presentes aún no son muchas; principalmente cormoranes comunes, fochas, zampullines y aguiluchos laguneros; sin embargo esta mañana ya hemos visto llegar algunas bandadas de anades reales (azulones) que han arribado en parejas ya formadas.

Por otro lado, caminando con discreción, en las orillas de los caminos se pueden ver gran cantidad de pájaros que normalmente pasan desapercibidos para la mayoría de la gente: zorzales (malvices), currucas, jilgueros, pardillos, pinzones, petirrojos, carboneros… Son de pequeño tamaño y para descubrir la maravilla de sus colores conviene ir provisto de unos buenos prismáticos.

NORMAS BÁSICAS PARA IR POR EL CAMPO

La visita de gran cantidad de gente al campo hace más necesario que nunca el cumplimiento de algunas normas elementales que son de sentido común, a pesar de lo cual algunas veces no se observan.

Una de ellas es el respeto a la propiedad privada. A menudo el campo no es de todos o pasaremos cerca de fincas y explotaciones agrícolas y ganaderas que hay que respetar.

También hay que darse cuenta de que el campo es el hogar de muchos animales tímidos que precisan cierta tranquilidad; así que los coches, motos y quads deben ir por los caminos permitidos, no entrar en sendas y mucho menos acceder a las yasas o hacer campo a través.

Por la misma razón, los perros deben ir siempre controlados y mucho mejor con correa. En este sentido, el único espacio habilitado para que los perros puedan disfrutar del campo libremente es el monte de Perdiguero.

Si se encuentra algún animal silvestre procurar no interferir, no darle de comer, nunca tratar de tocarlo o cogerlo ni siquiera aunque parezcan abandonados, pues a menudo no lo están. En caso de encontrar un animal herido, ponerse en contacto con el 112 para que sea rescatado.

Por último, es importante no correr riesgos innecesarios, pues un simple esguince de tobillo en medio del campo, lejos de un camino accesible en coche, puede convertirse en una pequeña tortura.