Clamor de los vendedores ambulantes por el cierre del mercadillo: «¡De vergüenza, a por la cuarta semana!»

mercadillo pandemia

“DE VERGÜENZA, ¡A POR LA CUARTA SEMANA!”. Así encabeza su escrito la Asociación de vendedores ambulantes del mercadillo de Calahorra, que nos hace llegar su clamor por el cierre de este mercado y piden “soluciones ya”.

Si el martes eran los hosteleros, hoy son los vendedores ambulantes que instalan el mercadillo del jueves en Calahorra, los que se quejan porque se les considere “un foco de contagio” cuando han acatado “con resignación y paciencia” todas las medidas.

Destacan que su actividad se desarrolla al aire libre, que “en ningún momento” se han producido aglomeraciones y que “además Policía Local y Protección Civil vigilan el cumplimiento de estas normas”, por lo que piden poder volver a trabajar.

Cabe recordar que ayer la alcaldesa, tras conocerse el fin del confinamiento en Calahorra para esta noche,  anunciaba que se va a aplicar en la ciudad una vigilancia intensiva y otras restricciones, como la de seguir sin el mercadillo del jueves.

Reproducimos íntegramente el contenido de su demanda:

“A mediados del mes de septiembre se nos llama por teléfono y se nos dice que el mercadillo semanal de los jueves queda suspendido. En ese momento la incidencia del COVID-19 en la Rioja Baja estaba en aumento, no entendimos muy bien la medida (ya que era lo único que se eliminaba para luchar con la curva en aumento), pero lo acatamos con resignación y paciencia a pesar de cumplir con todas las medidas de seguridad, distancia de seguridad entre puestos, facilitar gel desinfectante a nuestros clientes, llevar la mascarilla y lo más importante ESTAR AL AIRE LIBRE, medida que cada vez es más valorada por los expertos y según los últimos estudios, una de las más importantes.

En ningún momento se han producido en el mercadillo aglomeraciones en el tiempo que llevamos trabajando con la situación actual del COVID-19, además cada jueves los agentes de la policía local y protección civil vigilan que estas normas se cumplan y creemos que, salvo excepción, todo el mundo está concienciado.

No creemos que seamos un foco de contagio y como ustedes transmiten en sus ruedas de prensa, la relajación en el ámbito familiar y privado ha sido la que ha elevado la incidencia en Calahorra. Ya se ha levantado el confinamiento y por lo tanto la movilidad, pero nosotros seguimos sin trabajar.

Somos muchas familias las que dependemos esto, y ya hemos consumido préstamos ICO, ahorros…, pero también deberían tener en cuenta el daño económico que supone para Calahorra no tener mercadillo los jueves, para pequeños comerciantes, bares, restaurantes… No nos pueden tener en esta situación más tiempo.

Desde la asociación de vendedores ambulantes de Calahorra queremos que esto se solucione y que se valore nuestro trabajo que es como cualquier otro, ni más ni menos importante. Solo queremos trabajar ya que desde el principio de la pandemia se ha dicho ¡NADIE VA A QUEDARSE ATRÁS!”