Conmovedora carta del Padre Álvaro Marín desde la misión de Malawi

Explica el destino de la recaudación del festival benéfico de jotas que se celebrará el 25 de febrero

Álvaro Marín Irisarri copia
El padre Álvaro Marín Irisarri en una de sus misiones (Foto de la ONG Calawi)

Como informamos el pasado 8 de febrero, la Asociación de Joteros y Joteras de Calahorra ofrecerá el día 25 de este mes un Festival de Jotas Solidario a favor de las misiones en Malawi (África). A través del párroco de la Iglesia de la santísima Trinidad, Javier García, hemos conocido el destino de la recaudación de esta actuación benéfica y la importancia que tendrá esta actuación que se producirá en la sala de Fundación Caja Rioja de Calahorra, a las 19:30 horas con una entrada donativo de 4 euros.

El párroco reenvía la carta del carmelita Álvaro Marín en la que explica las necesidades en la misión Africana a la que sirve:

«Desde marzo del 2022 tenemos una epidemia de cólera que ha matado a más de 750 personas en este periodo y más de 30.000 afectadas por la bacteria del cólera. Se transmite al comer o beber agua contaminada y por falta de higiene. Se puede curar con antibióticos y con suero para hidratarse bien, aunque hay vacuna para ello. Los niños y los ancianos son los más vulnerables en estas pandemias.

Se necesita educación para prevenir y se necesitan medios y medicinas en los hospitales y en las escuelas para reducir su impacto lo más pronto posible. La falta de buenos retretes en las escuelas y de limpieza hace que los niños sean muy vulnerables. Aquí en Malawi durante la época de lluvias que va de Diciembre a mayo suele ser habitual tener algunos casos de cólera. Pero esta vez está siendo terrible ya que no se está controlando y las zonas de contagio van creciendo sobre todo en las zonas donde hay inundaciones y en las zonas rurales donde el agua potable es más escasa. Utilizan a menudo la de los ríos, torrentes y zonas pantanosas con el consiguiente peligro para los más vulnerables.

Por todo ello el poder construir un pozo sirve para que al menos tenga mejor acceso a agua potable y se les ayuda a mejorar su calidad de vida. Os agradezco vuestra generosidad y vuestro apoyo a esta buena y pobre gente. Gracias de corazón a Don Javier y la Parroquia de la Trinidad por esta ayuda.

Un saludo de vuestro amigo y hermano para toda la comunidad de la parroquia. ¡Que el Señor os bendiga!»