Difícil equilibrio entre ‘Bimilenaria cultural’ y unas medidas de prevención cada vez más restrictivas

Cuando algunos bares están cerrando por Covid y lo anuncian a sus clientes de forma valiente y responsable;  cuando nos piden por megafonía que cerremos los cuartos, huertos y bajeras… cuando nos están recomendando no más de seis personas juntas, continua adelante un programa de actos lúdicos para animar la calle.

Semana tras semana se anuncian nuevos actos mientras las autoridades sanitarias y el propio ayuntamiento de Calahorra insisten en sus mensajes de precaución. Sea como fuere, la respuesta a este programa de ocio en sus citas infantiles es muy escasa. Apenas acuden niños, de hecho los scouts suspendieron todas sus actividades por falta de inscripciones.

En cuanto a los ‘pinchopotes’ y cenas musicales,  este programa está provocando cierto malestar entre quienes opinan que el Ayuntamiento, como garante de la salud pública, no debería programar nada, como han hecho muchos colectivos que en principio habían propuesto actividades y finalmente las han suspendido. Opiniones que venimos recogiendo en nuestras redes sociales semana tras semana y que ponen de manifiesto el difícil equilibrio entre ayudar a la hostelería y guardar escrupulosamente las medidas de seguridad.

Ofrecemos a continuación un recorrido fotográfico realizado por Antonio Sola por los lugares donde se han celebrado actos del programa municipal ‘Bimilenaria cultural’ estos días de “no fiestas”