Dos detenidos y seis identificados como presuntos autores de ‘sextorsiones’ por Internet a víctimas de Logroño

sextorsion

El Grupo de Delitos Tecnológicos de la Jefatura Superior de Policía de la Rioja ha detenido a dos personas en Lérida y ha investigado a otras seis en distintas localidades del territorio nacional, como presuntos autores de diversos delitos de extorsiones a varios ciudadanos de Logroño.

Las víctimas denunciaron dichas extorsiones en la Jefatura Superior de la Policía en Lgroño en diferentes fechas, todas ellas cometidas a través de Internet.

Según informa la Policía Nacional, los autores  contactaban con sus víctimas a través de redes sociales o páginas de citas y contenido para adultos. Se hacían pasar por mujeres que buscaban un acercamiento íntimo y les solicitan vídeos e imágenes de índole sexual que identifiquasen a las víctimas con las que contactaban. Todas estas conversaciones se producían por mensajería instantánea tipo TELEGRAM y WHATSAPP y por mensaje directo, para ganarse, de esta forma, su confianza a través de conversaciones y contenido falso que enviaban.

Los autores enviaban fotos y vídeos de mujeres desnudas que pertenecían  a plataformas de contenido sexual y que, en ningún caso, se trataba de las propias interlocutoras, ya que en realidad son hombres de mafias especializadas en este tipo de extorsiones que están constantemente buscando víctimas.

digitalízate banner alargado

Una vez que poseían material íntimo suficiente de sus víctimas, pasaban a la extorsión y remitían mensajes desde teléfonos en el extranjero o desde las propias redes sociales en los que amenazaban con publicar el contenido si no pagaban cantidades de dinero. También se hacían pasar por supuestos “proxenetas” y les amenazaban con llevar a cabo agresiones físicas.  Exigían una cantidad inicial y después continuaban solicitando dinero hasta que la víctima ya no podía pagar más dinero.

Los pagos se realizaban a través de sistemas de envío electrónico de dinero, los cuales permitían realizar transferencias rápidas desde países de América del Norte y Europa a países de África, Asia y América.

También pedían a sus víctimas que comprasen tarjetas de prepago electrónicas para evitar su rastreo posterior. También se han registrado pagos por Bizum, valiéndose de personas que con conocimiento o sin ello, recibían dinero que luego transferían a la organización o destinaban a la compra de criptomonedas.

Sobre este método de pago, la Policía Nacional quiere advertir que, a veces, los autores se valen de personas  (llamadas mulas) a las que captan con la excusa de presuntas inversiones en criptomonedas y que se prestan a recibir dinero sin saber que proviene de estos hechos delictivos.