El 75% de las multas de los radares de Calahorra sancionan los que visitan la ciudad

El 95% de las denuncias, de las 536 tramitadas, conllevan un coste de 100 euros que puede reducirse a la mitad con el pronto pago

radar mediavilla
El radar instalado cerca de la curva de Mediavilla

Calahorra está castigando a los conductores que visitan la ciudad y que son objeto del 75% de las sanciones tramitadas por circular a más de 30 kilómetros por hora al paso por los cinemómetros (radares) instalados en el casco urbano.

Esta es la principal conclusión de una nota de prensa del Equipo de Gobierno Municipal cuyo título es: «Tan solo el 25% de las infracciones de velocidad fueron cometidas por residentes en Calahorra«. La misma nota de prensa –en la que se especifica que son 536 las sanciones en un mes– dice que el 95% de las denuncias han sido de carácter leve y no han conllevado retirada de puntos.

Esto supondría que la mayoría de denuncias se imponen por circular entre 31 y 50 kilómetros por hora, lo que tiene un coste de 100 euros, importe que se puede reducir en un 50% si se pagan dentro de los 20 siguientes a su notificación. 

El establecimiento de la velocidad máxima en 30 por hora responde a los estudios según los cuales la gravedad de los atropellos y accidentes por encima de esta velocidad crece exponencialmente. No obstante conviene resaltar el hecho de que los puntos en que están instalados los radares fijos son cuestas en las que mantener el coche por debajo de 30 kilómetros por hora requiere no perder mucho de vista el tacómetro (marcador de velocidad) con una evidente distracción sobre el entorno, principio se puede aplicar al resto de las calles de la ciudad. Asimismo, cabe recordar que además hay radares móviles que se instalan también en zonas con pendiente, con poco tráfico o en accesos llanos de la ciudad.

radares portables ocultos
Radares portables ocultos

La nota municipal que reproducimos íntegramente dice así:

«El pasado 14 de marzo se cumplía el primer mes de funcionamiento de los radares fijos instalados en el casco urbano de la ciudad. El objetivo de su instalación es prevenir accidentes por exceso de velocidad que han supuesto recientemente y de manera persistente un peligro para los vecinos de algunas calles.

Tal y como avanzaba el Ayuntamiento de Calahorra cuando anunció la plena operatividad de estos dispositivos, el porcentaje de infracciones registradas en el radar con respecto a los datos de tráfico medio registrados de las calles es significativamente bajo. Por ejemplo, en la calle Mediavilla, únicamente el 0,3 % de los vehículos que circulan habitualmente por esta calle serían sancionados.

Entre el 14 de febrero y el 14 de marzo el 95 % (508) de las denuncias tramitadas por exceso de velocidad han sido de carácter leve y tan solo el 5 % (28) han conllevado retirada de puntos, además de una sanción económica mayor.

También desataca como dato que el 75 % de las infracciones han sido cometidas por personas residentes en otros municipios, correspondiendo a ciudadanos y ciudadanas de Calahorra el 25 % restante.

Por tanto, los datos siguen demostrando que una gran mayoria de los conductores se ajustan a los límites de velocidad y que aquellos que sobrepan los límites en estas calles cometen infracciones de carácter leve que no implican la retirada de puntos de carnet.

La mayor velocidad detectada durante el mes ha sido un vehículo que circulaba a 77 km/h, lo que le ha conllevado una multa de 500 euros y la retirada de 6 puntos del carnet de conducir.

La velocidad excesiva influye de manera decisiva en la mortalidad de peatones o ciclistas. La DGT recuerda que a 50 km/h el riesgo de muerte se aproxima al 50 % y a partir de 80 km/h prácticamente todos los peatones atropellados morirán a consecuencia de las lesiones sufridas. Sin embargo, a 30 km/h tan solo el 5 % de los peatones tendrán riesgo de fallecer a consecuencia del atropello, aunque especialmente entre los 40 y los 55 hm/h la probabilidad de causar una discapacidad a un peatón como consecuencia de un atropello es muy significativa.

Desde el Ayuntamiento de Calahorra agradecemos a la ciudadanía su compromiso generalizado con el cumplimiento de las normas de tráfico, algo que contribuye a la pacificación del tráfico en los accesos a la ciudad donde además se encuentran centros educativos que habían manifestado su preocupación por la seguridad del alumnado a consecuencia del tráfico.

Por ello, es importante la contribución colectiva a la reducción de accidentes graves de tráfico que pueden suponer un problema para vecinos y viandantes y, en definitiva, van a contribuir a una mejor convivencia en nuestras calles».

instalación de un radar portable
Instalación de un radar portable

BANNER RIVER SEPTIEMBRE 2022