COMUNICADO DE LA BRÚJULA sobre la noticia ‘El comercio, indignado, clama por su subsistencia: “Calahorra se apaga’

cartel el comercio se apaga

LA BRÚJULA desea aclarar que todas las declaraciones aquí recogidas son transcripciones literales de fuentes del Comercio de Calahorra, fuentes bien seleccionadas y a las que un buen periodista debe acudir. Sin embargo con posterioridad a su publicación nos han enviado un comunicado sin firma en el que se explica en qué consiste la campaña “El comercio se apaga. Calahorra se apaga”.

Desconocemos los motivos por lo que no se nos dio esa versión, que por supuesto hemos reproducido íntegramente en una noticia posterior y a la que el lector puede acceder directamente  AQUÍ.  

LA BRÚJULA lamenta que unas fuentes consideradas a todas luces de total solvencia no nos informasen adecuadamente, pero mantenemos nuestro compromiso de no revelarlas.

Publicamos de buen grado la citada nota porque NO nos mueven intereses partidistas de ningún tipo y porque queremos ayudar al comercio de Calahorra. Tampoco hemos tenido ningún reparo en reproducir la de la Agrupación Socialista que hablaba de una “manipulación” de noticias aun cuando ha supuesto toda una sorpresa para las personas que trabajamos en esta publicación.

Lo que está claro es que si queremos que Calahorra siga siendo una ciudad de servicios la única forma de hacerlo es comprando en el comercio de Calahorra. Son muchas familias las que viven de que nosotros les compremos y ellos no solo venden bienes y servicios, nos dan trato directo, consejo profesional y aún más: un servicio posventa que no es fácil de encontrar por internet.  

Hay cosas que no se pagan con dinero.  

 ————————————————————————— 

 

Calahorra, como el resto de municipios riojanos, tendrá que cerrar su comercio esta tarde a las 17 horas. Una nueva medida restrictiva que supone dar una vuelta de tuerca más a la maltrecha economía de los comerciantes y que ha sido el detonante de una protesta silenciosa, pero con una gran carga emocional plasmada en unos carteles que dicen “El Comercio se apaga. Calahorra se apaga” .

Estas frases recogen el sentir de los comerciantes calagurritanos, que están asfixiándose lentamente por el confinamiento perimetral de Navarra, y que ahora, para muchos puede ser la puntilla.  Así nos lo han comentado varios comerciantes de Calahorra de diferentes sectores, fundamentalmente de ropa, calzado, joyería y complementos. Estos comercios se ven  especialmente afectados sobre todo porque están trabajando de cara a las próximas comuniones y también están en plenas rebajas para presentar la nueva temporada.

El cartel ha sido diseñado y distribuido por iniciativa de “todos los comerciantes” sin que medie ninguna asociación comercial. Y es que la opinión de todos aquellos a los que hemos consultado es unánime. Todos se muestran escépticos y dudan de que esta nueva medida pueda servir para reducir los contagios porque, aseguran, “el pequeño comercio no produce aglomeraciones”. 

Hay mucha indignación también por el diferente trato que se ha aplicado a los distintos sectores económicos y porque no entienden qué criterios se han seguido para determinar lo que es esencial de lo no esencial.

En este sentido reproducimos la opinión de uno de los comerciantes, que resume el sentir de todos cuantos hemos preguntado: Aquí se puede ir al cine, al teatro, se puede ir a una casa de apuestas, a un casino a jugar con una baraja que tocan todos, se puede ir a comprar a un supermercado donde nadie guarda ni un metro de distancia…. Pero no se puede ir a comprar a mi tienda, que es un espacio reducido donde se cumplen todas las medidas higiénicas y de aforo donde ademas hemos hecho una inversión para cumplir esas medidas. Pero no, aquí no se puede y sí se puede ir al supermercado que está a tope”.

También hemos visto enfado contra las autoridades porque echan en falta que representantes de las dos comunidades limítrofes, Rioja y Navarra, no se hayan sentado para establecer una demarcación territorial al modo que se ha hecho en Logroño con Villamediana y Lardero.

Dicen los comerciantes que un buen porcentaje de su clientela procede de la ribera navarra y temen que muchos de esos clientes en todo este tiempo ya han podido acostumbrarse a desplazarse a Pamplona, o Tafalla para hacer sus compras, lo que supone otro apagón para Calahorra.

Hay quien está convencido de que se ha tomado la decisión de acortar el horario solo para el comercio con el propósito de que la Administración no tenga la obligación de indemnizar. “Lo justo hubiera sido decretar un cierre para todos, y eso sí hubiera sido efectivo, pero en ese caso hay actividades comerciales que tendrían que recibir una contraprestación y ya ahí no están por la labor”, nos comentan.

También hemos recogido críticas hacia las incoherencias que se producen en actividades como el deporte, que solo se puede practicar se se está  federado: “Resulta que no se puede jugar un partido de pádel entre 4 personas y sí se puede ir a clases de pádel donde hay al menos 5 personas porque está el profesor. Tampoco se puede ir al gimnasio para hacer pilates si tienes dolor de espalda pero sí a entrenar si eres federado”.

Esta situación también se produce en otros sectores como el de librerías-papelerías, establecimientos a los que se puede ir a comprar papelería pero está prohibida la venta de libros;  también los establecimientos de informática o telefonía estarán abiertos solo para averías pero no para venta.