El Equipo de Gobierno de Calahorra lamenta el rechazo al decreto sobre remanentes municipales

Aseguran que el Ayuntamiento ha perdido la posibilidad de invertir 6.75 millones de euros

Grupo Municipal Socialista investidura
El Grupo Municipal Socialista tras el Pleno de investidura en 2019

Como vienen informado los medios de comunicación nacionales, el Congreso de los Diputados tumbó ayer el decreto gubernamental destinado a que el Ministerio de Hacienda dispusiera de los remanentes económicos que atesoran los municipios con cuentas saneadas; entre ellos el de Calahorra, que tiene un superávit de unos 9,8 millones de euros de los que 6 serían líquidos (contantes y sonantes en las cuentas bancarias).

A la hora de redactar esta información, LA BRÚJULA no ha recibido comunicado al respecto ni de la Federación Riojana de Municipios, ni de la Federación Nacional de Municipios y Provincias, ni de ningún partido con representación en el Consistorio de Calahorra, a excepción de una nota de prensa del Equipo de Gobierno Municipal socialista que lamenta que el decreto no saliera adelante.

Éste fue rechazado holgadamente en la cámara baja con 193 votos contra 156, hecho calificado de «excepcional» e «histórico» y que ha sido interpretado por medios de comunicación nacionales como un signo de debilidad del Gobierno de Sánchez y como un desencuentro de gran magnitud, toda vez que entre los que rechazaron el decreto hubo votos de quienes en su día apoyaron su investidura como presidente. Por otro, el rechazo de los ayuntamientos no socialistas a «prestar» su dinero al Estado refleja, según analistas políticos, la falta de credibilidad por parte de los principales partidos en este Gobierno.

Sea como fuere, el decreto del Gobierno de España habría permitido a los Ayuntamientos invertir ciertas cantidades si nos basamos en la promesa del Ministerio de Hacienda de devolverles parte de lo transferido. Esto es precisamente lo que el Grupo Socialista lamenta haber perdido.

Paralelamente, al continuar vigente la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera creada por el PP, se impide a los ayuntamientos gastar más de un un determinado porcentaje, cosa que está lastrando el capítulo de inversiones municipales.

La situación ideal para los ayuntamientos pasaría por una solución no excluyente; es decir, que no hiciera falta transferir el dinero municipal al Estado y que al mismo tiempo se derogue la norma que impide a los ayuntamientos con cuentas saneadas invertir con libertad su dinero en su progreso y mejora.

Así, el Equipo de Gobierno Municipal del PSOE dice que «Calahorra va a perder la oportunidad de invertir en la ciudad 6,75 millones de euros. De éstos –sigue explicando– 1,75 millones hubieran llegado del fondo de 5.000 millones que pretendía aprobar el Gobierno». Serían «1,75 millones de euros que llegaban de manera directa como subvención a fondo perdido a Calahorra desde el Gobierno de España. Los otros 5 millones de euros –afirman– son los fondos propios municipales que se hubieran utilizado de los remanentes actualmente disponibles».

El Equipo de Gobierno sigue sumando cantidades al añadir a los 6,75 millones lo correspondiente al superávit de 2019, «superávit que el Ayuntamiento de Calahorra pretendía aplicar para la urbanización de la cuesta de la Curruca y el entorno de la trasera de la iglesia de San Andrés (cruce de las calles, Bellavista, Planillo de San Andrés, Cuesta de las Monjas, y Curruca). Una inversión necesaria que por el rechazo del decreto ya no se va a poder realizar».

El cúmulo de desgracias financieras aumentaría aún más, según la nota de prensa del PSOE, porque «finalmente, tampoco recibiremos del fondo de compensación para el transporte urbano la parte que nos correspondía como compensación económica por haber mantenido operativo el autobús urbano durante los meses del estado de alarma y que suma un importe de 6.600 euros».

El Equipo de Gobierno confía «en que los grupos de la Oposición en el Congreso de los Diputados den marcha atrás, porque lejos de dañar al Gobierno de España están dañando los intereses de todos los Ayuntamientos de España, impidiendo utilizar estos fondos que tan necesario es poder usar, más aún en la situación de crisis económica a la que nos enfrentamos a consecuencia de la COVID-19. Se trata de un dinero de los ciudadanos y ciudadanas de Calahorra que no va a poder ser utilizado en mejorar nuestra ciudad, nuestras infraestructuras y nuestra calidad de vida».

Finalmente el Equipo de Gobierno Municipal encuentra una razón más para gastar el dinero municipal: «Hay que pagar comisiones a los bancos en los que están depositados los 6 millones de saldo real disponible que tiene el Ayuntamiento». No obstante, ante esta apreciación, cabe preguntarse si es que ese dinero no produce intereses.