El jueves podría nevar en Calahorra y mañana tendremos una mínima de –3ºC

El Centro Nacional de Emergencias alerta sobre la combinación de una DANA que se complicará con la entrada de aire frío

nieve en Calahorra 27 de febrero 2023
Foto de archivo: nieve en Calahorra el 27 de febrero de 2023

En su predicción a siete días, la Agencia Estatal de Meteorología (AEMet), dice que tenemos un 55% de probabilidades de que el jueves nieve en Calahorra.

Aunque a tan largo plazo es difícil hacer una predicción exacta, a día de hoy se da por segura la caída de aguanieve el jueves y la AEMet puede asegurar ya que mañana, martes, será un día muy frío con temperaturas mínimas de tres grados bajo cero (–3ºC) y cuatro grados de máxima (+4ºC). El miércoles, será además un día lluvioso con –1ºC de mínima y +6ºC de máxima. Esos valores se podrían repetir el jueves, jornada en la que podría nevar en la ciudad.

Estas predicciones coinciden con la de otros meteorólogos que vienen alertando de la entrada de un temporal con viento frío que está produciendo alertas de nivel amarillo todo el fin de semana para la sierra riojana.

Por su parte, el Centro Nacional de Emergencias de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, indica que a partir de mañana, martes, una DANA (Depresión Aislada en Niveles Altos) entrará por el Cantábrico, afectando los siguientes días a la Península y Baleares. En niveles bajos un sistema de bajas presiones se desplazará desde el Estrecho hasta el nordeste peninsular, donde se profundizará en su interacción con la DANA. Como consecuencia, se espera que comience un episodio de nevadas que se prolongue durante el miércoles 10 y jueves 11, con precipitaciones en prácticamente toda la Península y Baleares, menos probables en Galicia. Hay todavía elevada incertidumbre respecto a la cota de nieve y la intensidad de la precipitación debido a la incertidumbre asociada a la posición y profundización de la DANA.

El escenario más probable es que el martes las precipitaciones más intensas en forma de nieve se den en el Ibérico sur, este de la meseta sur y oeste del sistema Central, aunque también se podrían dar, en principio sin acumulados de importancia, en amplias zonas de la mitad norte y meseta sur.

El martes, la cota de nieve descendería hasta prácticamente cualquier cota en el interior de la mitad norte, en el centro subiría de unos 600 m a unos 1200 m, siendo algo más altas en el resto de la mitad sur.

El miércoles las precipitaciones serán más intensas salvo en el cuadrante suroeste. El escenario más probable indica que serían en forma de nieve en la Cantábrica, meseta norte, sistema Ibérico y Pirineos, más copiosas cuanto más al este, con cotas que irían desde los 400 m en el Cantábrico hasta unos 1000 m en el Pirineo, aunque debido a la mencionada incertidumbre, a día de hoy hay escenarios poco probables con cota de nieve significativamente más baja en el cuadrante nordeste y ligeramente más baja en el resto. El jueves las precipitaciones quedarán restringidas a la mitad norte y Baleares, ya de menor intensidad que el miércoles salvo en el extremo nordeste y medio Ebro, donde seguirán siendo intensas, y con la cota de nieve subiendo ligeramente.

Respecto a las temperaturas, el martes y el miércoles se esperan heladas en la meseta sur, sistemas montañosos y buena parte de la mitad norte peninsular, que el jueves se extenderán también a buena parte del interior sur peninsular, y podrían ser localmente fuertes en la cordillera Cantábrica,
sistema Ibérico, Pirineos y sistema Central. Las temperaturas diurnas también serán bajas, probablemente por debajo de 5ºC en el interior de la mitad norte y este de la meseta sur.

El viento del este en el valle del Ebro y en Baleares, con intervalos fuertes el miércoles, acentuará la sensación de frío. La tarde del miércoles el viento girará a suroeste en Baleares, a nordeste en el extremo noroeste y a oeste en el resto del tercio oriental, perdiendo intensidad el jueves salvo en Baleares, donde girará a norte con intervalos fuertes.

A partir del viernes 12 lo más probable es la entrada de una masa de aire más templada con una reducción de las zonas afectadas por las precipitaciones y una subida de temperaturas generalizadas salvo las mínimas en el tercio nordeste.