El pleno municipal aprueba las cuentas del Ayuntamiento de Calahorra de 2019 y un crédito de 274.000 euros

El Ayuntamiento cierra las cuentas del ejercicio de 2019 con cierto disgusto por parte de la Oposición por la 'baja ejecución presupuestaria’ y con el rechazo de Ciudadanos por una cuestión que no le cuadra  

Un largo Pleno ordinario celebrado ayer tarde que se extendió hasta casi la medianoche,  aprobó la modificación puntual del Plan General Municipal en la zona denominada chalet de Berbés, y acordó además dar luz verde al reglamento del Centro de Acogida Temporal, y a la ordenanza del servicio de recarga de vehículos eléctricos.  

El proyecto original de la zona objeto de modificación (en la esquina de la calle General Iriarte con la carretera de Murillo) contemplaba la construcción de viviendas en tres bloques en forma de “U” prolongada con ajardinado central; mientras que el aprobado anoche concibe dos bloques independientes con franjas ajardinadas delante y detrás comunicadas por el centro.

PSOE, PP e IU votaron a favor mientras Vox se abstuvo. Por su parte Cs votó en contra por no estar de acuerdo con la solución urbanística adoptada.

El Pleno aprobó también la designación de festivos locales para 2021 que, como de costumbre serán el 3 de marzo y el 31 de agosto.

Más polémica resultó la aprobación del reglamento de funcionamiento del Centro de Acogida Temporal de Animales, pues si bien no se han presentado alegaciones a este documento, existe una queja elevada por la asociación Red de Ayuda Animal de la que se hizo eco la portavoz de Ciudadanos (Cs), Cristina Moreno.

Según esta edil, “los plazos de permanencia de animales en este centro no se ajustan a los marcados por la Ley de Protección Animal y hacen imposible tanto la adopción de los animales acogidos como la aparición de sus posibles propietarios”.

También el PP criticó el reglamento que, en su opinión, “no tiene un pase y está lleno de incongruencias”. Sin embargo, el PSOE argumentó que ningún cabo queda suelto al estar el Ayuntamiento en contacto con el Gobierno de La Rioja –encargado de la acogida definitiva– con quien se consensuaría un programa de adopción, según dijo la concejal Rebeca Sáenz.

El establecimiento del servicio público de recarga de vehículos eléctricos fue aprobado por unanimidad. Tendrá una gestión municipal directa mediante una aplicación informática instalada en la propia máquina de recarga y en la página web municipal.

Según se informó, en Calahorra existen al parecer 7 vehículos eléctricos que podrían ser usuarios de este primer punto de recarga que está instalado junto a la Comisaría de Policía Municipal.

En lo referente a la ordenanza reguladora del punto de recarga, el PP se abstuvo por estimar necesario que haya una vigilancia directa sobre esta máquina de suministro eléctrico. El resto votó a favor.

Ciudadanos protagonizó el debate del punto destinado a aprobar la cuenta general del año 2019. Cristina Moreno observó que en este documento contable figura la anulación de 1.300.000 euros en derechos reconocidos. Es decir, el Ayuntamiento dejaría de cobrar esa cantidad que, según Moreno, coincide con la contracción que ha detectado en los ingresos por el Impuesto de Bienes Inmuebles.

La edil de Cs se mostró extrañada de que estos ingresos –“que vienen a ser todos los años de similar magnitud”– sufran una merma repentina. No hubo una respuesta clara y la concejal socialista Pilar Bazo se limitó a decir que este asunto ya ha sido explicado repetidamente a la concejal de Cs, quien aseguró finalmente no haber conseguido tampoco una respuesta por parte de los técnicos de la contabilidad municipal.

Bazo desgranó los aspectos más destacables de la cuenta general de 2019:  esta arroja un remanente de 1.380.307 euros, con una ejecución presupuestaria del 68,27%, un plazo medio de 19 días en el pago a proveedores y una deuda municipal que equivale al 31,71% de los ingresos corrientes.

Conviene recordar que la cuenta aprobada corresponde al primer año socialista en esta legislatura, año en el que gobernó con el presupuesto municipal que ya había aprobado el PP.

Así las cosas, y aunque tanto el PP como IU se quejaron de un grado de ejecución del presupuesto “muy poco satisfactorio”, este asunto se aprobó con los votos favorables del PP y PSOE, la abstención de Vox e IU y el voto en contra de Cs.

Sin abandonar asuntos de orden económico, PSOE, IU, Cs y Vox votaron a favor de una modificación de crédito mientras que el PP se abstuvo.

Con esta operación, el Ayuntamiento incorpora a sus arcas 274.000 euros de remanentes de Tesorería que destinará a “obras inaplazables”. El PP no dejó pasar la oportunidad de recordar que estas operaciones son posibles al haber dejado en herencia al PSOE unas “arcas saneadas”. El dinero se destinará principalmente a vías públicas en el Arrabal (100.000 euros) y derribos (90.000 euros) así como a infraestructuras de aguas y educación Infantil limpieza y aseos. En otro orden de cosas, todos los partidos se congratularon de aprobar por unanimidad la ordenanza fiscal de regulación del Comedor Social dando así un paso más hacia su puesta en marcha. Con los votos de PSOE e IU y la abstención del resto de partidos, el Pleno rechazó la admisión a trámite de un paquete con 11 recursos interpuestos para la revisión del Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana.

Cuando ya se habían protagonizado intensos debates, aún subió más la temperatura de la sala a la hora de abordar las mociones de los grupos de la oposición, especialmente con en debate de la moción presentada por Vox sobre dotaciones para el servicio de Urgencias, y de la que informaremos en pieza aparte, junto con las demás propuestas

BANNER DIA DE LA RIOJA