Fallece por Covid-19 un joven vecino de Logroño

Detectados cuatro nuevos brotes, tres de ellos en Logroño y uno en Albelda de Iregua, que afectan a un total de 20 personas

lazo negro coronavirus

La Rioja ha registrado el segundo fallecimiento por COVID-19 tras el paréntesis desde junio. Se trata de un varón joven, vecino de Logroño que ingresó ayer mismo en la UCI del Hospital San Pedro. Así lo dice un comunicado del Gobierno de La Rioja emitido hace unos minutos y que además informa de que el Servicio Riojano de Salud (SERIS) ha detectado cuatro nuevos brotes de COVID-19 en la comunidad autónoma.

El fallecido, Jesús Javier González, fue vendimiador mayor en las fiestas de San Mateo del año 2016, tenía 32 años y el Consistorio logroñés ha emitido al respecto una nota de pésame. Al parecer estaba en cuarentena tras detectársele el virus Covid-19 y su estado sufrió ayer un empeoramiento del que no ha podido recuperarse.

La situación avanza muy deprisa. Al medio día de ayer la Consejería daba cuenta de 15 brotes y hoy son ya 19. Al respecto, la consejera de Agricultura, Eva Hita, que ha estado hoy en Calahorra visitando la Cooperativa agrícola El Raso para conocer de primera mano las medidas contra el coronavirus aplicadas, a preguntas de LA BRÚJULA sobre los positivos de Covid-19 detectados en temporeros y/o agricultores, ha revelado que de los nuevos positivos uno corresponde a Alfaro y otro a Rincón de Soto. Hita ha comentado que las medidas aplicadas vienen a prevenir la posibilidad de contagios y a la detección temprana de positivos en el ámbito agroalimentario.

Tres de los cuatro nuevos brotes se localizan en Logroño y un cuarto brote en Albelda de Iregua. En cuanto al origen epidemiológico, uno de los brotes de Logroño proviene del ocio familiar (tres casos confirmados) mientras que los otros dos están localizados en el entorno laboral (con cuatro y ocho casos, respectivamente). En el caso del brote detectado en Albelda de Iregua, su origen proviene del entorno laboral (cinco casos confirmados).

21 personas ingresadas, 3 en la UCI

En estos momentos, La Rioja cuenta con 21 personas ingresadas por COVID-19; 16 se encuentran en planta del Hospital San Pedro y tres más en la UCI de dicho hospital; por su parte, la Fundación Hospital de Calahorra cuenta con dos pacientes ingresados.

En total, La Rioja contabiliza 537 casos activos y 1.990 personas permanecen en cuarentena.

Brotes en La Rioja

Los ya referidos cuatro nuevos brotes (tres en Logroño y uno en Albelda), se suman a los 15 de los que daba cuenta ayer la Consejería de Salud:

  • Brote en Nieva de Cameros, notificado el 2 de agosto: cuatro casos confirmados.
  • Brote en Alesanco, notificado el 5 de agosto: seis casos confirmados.
  • Brote en San Asensio, notificado el 7 de agosto: seis casos confirmados.
  • Brote en Logroño, notificado el 8 de agosto: cinco casos confirmados.
  • Brote en Medrano, notificado el 10 de agosto: 23 casos confirmados.
  • Brote en Logroño, notificado el 12 de agosto: 19 casos confirmados.
  • Brote en Logroño, notificado el 13 de agosto: tres casos confirmados.
  • Brote en Logroño, notificado el 13 de agosto: tres casos confirmados.
  • Brote en Logroño, notificado el 14 de agosto: 9 casos confirmados.
  • Brote en Logroño, notificado el 14 de agosto: 5 casos confirmados.
  • Brote en Logroño, notificado el 16 de agosto: 11 casos confirmados
  • Brote en Logroño, notificado el 17 de agosto: 10 casos confirmados
  • Brote en Cenicero, notificado el 17 de agosto: 7 casos confirmados
  • Brote en Logroño, notificado el 19 de agosto: 5 casos confirmados
  • Brote en Logroño, notificado el 19 de agosto: 3 casos confirmados

Servicios de rastreo 

El Gobierno de La Rioja quiere destacar “el notable funcionamiento de los servicios de rastreo para la prevención de nuevos casos, lo que está posibilitando frenar la cadena de transmisión de los brotes detectados”.

No obstante, el Gobierno de La Rioja recuerda la obligación de mantenerse en alerta durante la época estival y adoptar las medidas de seguridad e higiene que impidan la transmisión del virus, tanto en eventos sociales como en otro tipo de circunstancias. E igualmente, apela a la corresponsabilidad individual como herramienta imprescindible para frenar el avance del virus y limitar su incidencia en entornos familiares.