Interceptado en la N-232 un presunto furtivo de Calahorra que conducía drogado y ocultaba un arma y animales

garza herida

La Guardia Civil ha investigado a un hombre de 46 años, de nacionalidad española y vecino de Calahorra, como  presunto autor de sendos delitos contra la seguridad vial, la flora y la fauna relacionados con droga y caza furtiva.

Agentes del Sector de Tráfico que se encontraban prestando servicio de Seguridad Vial en la N-232 (punto kilométrico 358,5), término de Calahorra, observaron la circulación irregular de un turismo marca Opel.

Según informa la Guardia Civil, una vez interceptado los agentes comprobaron que portaba un arma larga de aire comprimido en el asiento de vehículo, cargada con bolas de acero del 5.5 y dispuesta para su uso, por lo que procedieron a su intervención.

Tras ello los agentes constataron que sobre el conductor pesaba una suspensión temporal de su permiso de conducir por orden judicial, figurándole en bases policiales diversas actuaciones de tipología penal, junto con numerosas infracciones por droga y caza furtiva, lo que motivó que fuera sometido a la preceptiva prueba de detección de drogas en el organismo, que arrojó un resultado positivo en “anfetaminas”(AMP).

Seguidamente los agentes procedieron a inspeccionar el vehículo hallando en el maletero una garza imperial -especie protegida- herida en un ala, junto a una paloma y dos conejos muertos por impacto de bolas de acero, por lo que los hechos fueron puestos en conocimiento del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil en La Rioja.

 

Penas de multa y  prisión

Por el delito contra la flora y la fauna  se enfrenta a pena de prisión de 6 meses a 2 años o multa de 8 a 24 meses. Por el de conducir vehículo a motor teniendo retirado el permiso por resolución judicial, a una pena de prisión de 3 a 6 meses o una multa de 12 a 24 meses o con 31 a 90 días de trabajos en beneficio de la comunidad. La conducción de vehículo a motor bajo los efectos de las drogas, conlleva sanción de 1.000 euros y la retirada de seis puntos del permiso de conducción.

Además, añade la Guardia Civil, esta persona que posee un amplio historial delictivo también ha sido propuesta para sanción, por cometer el día de los hechos un total de “cinco infracciones graves a la Ley de Caza de La Rioja”, carecer de licencia de caza; transportar en el vehículo un arma lisa para su uso; practicar modalidades de caza no autorizadas; transportar piezas de caza muertas y carecer de seguro de responsabilidad civil para la práctica de la caza. Cada una de estas infracciones lleva aparejada pena de multa de 301 a 3.000 euros.

La Guardia Civil, de Tráfico y Seprona, tras instruir las diligencias penales las pusieron a disposición de la Autoridad Judicial, remitiendo las infracciones administrativas a la Consejería de Sostenibilidad y Transición Ecológica del Gobierno de La Rioja.

BANNER RIVER SEPTIEMBRE 2022