La alcaldesa y el ex jefe de la Policía Local aseguran que Arceiz no tuvo escolta, sino un mero «acompañamiento»

El PSOE insiste en que "miente descaradamente" y que el servicio ha costado al Ayuntamiento 3.980,16 euros para pagar las horas del agente de policía

La alcaldesa, Mónica Arceiz, junto al ex jefe de la Policía, José Manuel San Juan
La alcaldesa, Mónica Arceiz, junto al ex jefe de la Policía, José Manuel San Juan

Las declaraciones de la alcaldesa en el pleno del pasado 22 de octubre cuando negó haber tenido escolta tras unas pintadas amenazantes contra su persona, han abierto una nueva guerra dialéctica entre el PSOE y el PP.

Conviene recordar, tal y como informamos el pasado viernes en esta web que la Agrupación Socialista de Calahorra acusó a la alcaldesa de Calahorra de mentir acerca de la disposición de escolta policial. El PSOE reveló datos según los cuales dicho servicio se extendió entre el 23 de octubre y el 25 de noviembre y precisó que ya el mismo día que en el pleno había negado tener escolta utilizó el servicio entre las 18.00 y las 20.00 horas.

Pero el idioma español tiene una gran riqueza de vocabulario, y así mientras el PSOE sostiene que el servicio que le fue prestado a la alcaldesa fue de escolta el PP asegura que lo que recibió fue un mero acompañamiento por parte de un policía de paisano. En este sentido, los socialistas presentan una entrada del diccionario que define «acompañamiento» y entre sus sinónimos está el de «escoltar».

El asunto ha tenido un calado suficiente como para que Mónica Arceiz citase anoche a la prensa y compareciese esta mañana en rueda de prensa acompañada por el que entonces fuera jefe de la Policía Local, José Manuel San Juan Vega.

La acaldesa con gesto muy serio, y tras decir que «no le había quedado otra opción» que comparecer «para dar cuenta de la verdad»  ha relatado los hechos ocurridos después de que el 22 de octubre aparecieran unas pintadas amenazantes con la frase  «Muerte Mónica Arceiz». Lo ha explicado así:

«Hablé con el entonces jefe de la Policía, quien me preguntó si deseaba protección policial y yo le respondí que lo tenía que valorar. Al día siguiente, al producirse otro hecho delictivo referido a mí y que a día de hoy se sigue investigando, fue cuando tuve una reunión con las Fuerzas de Seguridad y me aconsejaron que estuviera acompañada cuando saliera del centro de la ciudad. Y eso ha pasado: que en total, en el mes que duró más o menos el dispositivo me acompañaron un total de 8 horas y 55 minutos«.

Tras finalizar su exposición de los hechos, Arceiz ha lanzado estas preguntas: «¿He tenido escolta? no, ¿he mentido? no», y a continuación ha dado la palabra al ex jefe de la Policía Local, José Manuel San Juan Vega, quien ha explicado que efectivamente se aconsejó a la alcaldesa que «habría que adoptar una serie de medidas y en momentos puntuales que hubiese presencia de agentes de Policía Local, y mejor no uniformados».

San Juan ha informado que «justificado por esos hechos y por otro que no voy a mencionar porque están siendo investigado»  se solicitó a la Delegación del Gobierno. También ha aclarado que «se aprovechó que en esas fechas había que hacer una serie de campañas extraordinarias, como limpieza, señalización control de animales…»

«Y de ese modo –aclara el ex jefe de la Policía– si algún día [la alcaldesa] iba a estar en alguna zona donde no estuviera acompañada, teníamos a un agente que estaría haciendo esa campaña, para que le llamase y que en ese momento puntual la acompañaría«.

San Juan ha sido taxativo al afirmar que «un acompañamiento no es una escolta, ya que una escolta es algo mucho más serio, son las 24 horas, mientras que en estos casos eran momentos puntuales». También ha insistido en que «es algo que se ha hecho en otras ocasiones pero con personal uniformado». El ex jefe de Policía se ha mostrado comprensivo con la situación de la alcaldesa diciendo que «el miedo es libre» y que las amenazas que sufrió «tenían cierta consistencia».

Finalmente, Mónica Arceiz ha cerrado la rueda de prensa mostrando su «indignación y tristeza» por la actuación «de algunos concejales que se definen como defensores de los derechos y sobre todo de las mujeres, pero cuando se trata de atacar a un rival político cruzan todas las líneas».

«La política no es amenazar a una persona, como hizo el señor Garrido en el Pleno de octubre diciendo que iba a necesitar cuatro o cinco guardaespaldas; ha dicho Arceiz. Y si esto no es hacer política mucho menos lo es difundir un informe confidencial que está legalmente prohibida su difusión. Esto es el ‘todo vale’ transgredir los límites de la responsabilidad y de la ética».

El PSOE responde con el diccionario

El Grupo Socialista, que calificado la rueda de prensa de la alcaldesa como de «delirante»  también se muestra indignado «porque para sostener su mentira de que “no tuvo escolta” ha llegado al punto de utilizar a un funcionario público, el ex jefe de la Policía Local, José Manuel San Juan Vega».  En este sentido creen que se ha valido de esta persona «para dar coartada a la alcaldesa Mónica Arcéiz».

Afirma el PSOE, con el diccionario en la mano, que «un servicio de escolta es un acompañamiento para resguardar a alguien o algo de un riesgo de seguridad», y añadieque «por más eufemismos, sinónimos o juegos de palabras que quiera utilizar, la única verdad es que la alcaldesa Mónica Arcéiz mintió a todos los calagurritanos en un pleno, el del 14 de noviembre, cuando afirmó categóricamente que ella no tenía servicio de escolta cuando esa misma tarde un policía vestido de paisano la escoltó o acompañó (o resguardó, o protegió, custodió, siguió, vigiló, etc.) entre las 18:00 h. y las 20:00 h.»

Así las cosas, afirma que la «única verdad es que para que la alcaldesa recibiera un servicio de escolta durante lo que ella dice que son 9 horas fue necesario crear un servicio que no existía de escolta no uniformado que tuvo que autorizar la Delegación del Gobierno, y que se creó con un efectivo extraordinario durante 18 días en jornada de 8 horas a razón de 27,64 euros la hora, lo que hace un montante de 3.980,16 euros. Este refuerzo estuvo disponible para la alcaldesa siempre que quisiera utilizarlo en ese período».

digitalízate banner alargado

También dicen que es «mentira» que los servicios prestados para su escolta estaban dentro de otros servicios ya existentes de paisano «ya que los policías de escolta de paisano se realizaron única y exclusivamente para ella, cuando ella los necesitase, y ese servicio de paisano desapareció cuando Arcéiz dejó de necesitar el servicio de escolta».

La información a la que ha tenido acceso el Grupo Municipal Socialista asegura que los policías que prestaban servicio en las campañas de limpieza, control de perros e infracciones de tráfico eran personal “uniformado”.

«En definitiva, concluye el PSOE, reiteramos que la Sra. Arcéiz está en su perfecto derecho de solicitar un escolta si considera en peligro su seguridad, tanto por unas pintadas (que el PSOE condenó esa misma noche) como por cuantos hechos se hayan producido y estén siendo investigados. Pero ello no le da derecho a mentir al pleno el mismo día que solicita el servicio de escolta, no le da derecho a obstaculizar la labor de la oposición tardando más de un mes en dar acceso a los documentos e informes solicitados por los concejales de la Corporación, a mentir a los medios de comunicación, ocultando información, y ahora a utilizar a un prestigioso policía local para tratar de tapar sus mentiras».

«Arcéiz mintió descaradamente. Y lo sigue haciendo a día de hoy. Lo que procede por tanto ya no es una rectificación sino unas disculpas públicas ante la ciudadanía de Calahorra. No tiene más», afirma contundente el PSOE en su nota de prensa.