La bióloga y científica Judit Jiménez, Socia de Honor de la Peña Calagurritana

Esta calagurritana destaca por sus logros profesionales en el campo de la investigación de las enfermedades oncológicas

Socia de Honor Peña Calahurritana Judit Jiménez
Irene González (izda.), Judit Jiménez, Javier Fuentes y Reyes zapata en la presentación de la Socia de Honor 2024

La científica calagurritana Judit Jiménez Sáinz es la Socia de Honor 2024 de la Peña Calagurritana. Así lo decidió la directiva de esta asociación el 18 de enero que dio a conocer esta decisión el pasado jueves en rueda de prensa convocada en su sede y a la que acudieron la galardonada junto con el presidente de la peña, Javier Fuentes; la concejal Reyes Zapata y la reina de la peña, Irene González.

Judit Jiménez, nacida en Calahorra en 1984, es experta en genética; licenciada en Biología por la Universidad de Valencia, está doctorada por aquella universidad y por el University College London, en el Reino Unido.

Esta calagurritana ha ocupado varias páginas de información en LA BRÚJULA por sus logros profesionales. Desde el verano de 2023 trabaja en Charleston, Carolina del Sur (EEUU), con un grupo bioquímico que está investigando los “reparadores” celulares que podrían dar una solución a las enfermedades oncológicas.

Judit también ha presidido la Asociación de Españoles Científicos en Estados Unidos (ECUSA) y es vocal en la comisión de Política Científica y Atracción de Talento de la Red de Españoles Científicos en el Exterior (RAICEX).

En 2022 fue seleccionada dentro de los 50 riojanos más prestigiosos y galardonada con una beca “CRIS Cáncer” para investigar dos meses en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas. Su proyecto recibió financiación de Lion Heart Fund for Cancer Research en 2022.

En el pasado, Judit dirigió el programa e-visibility y participó activamente en asesoría de ECUSA, ha representado a los científicos de la Yale Medical School para asesorar al decanato y ha coordinado el Yale Postdoctoral Association Community and Networking Committee, miembro de NYAS, SEBBM, FEBS, AACR y WISAY y cree firmemente en apoyar a mujeres en ciencia y a la nueva generación de estudiantes en STEMM.

En noviembre de 2023 fue seleccionada junto a otras tres españolas para

Participar en la V edición del programa internacional Homeward Bound en la Antártida. Respaldada por la empresa Acciona, esta iniciativa tenía por objeto reforzar el liderazgo femenino en la lucha contra el cambio climático». Tras esa experiencia, volvió a su trabajo en Carolina del Sur.

 

La undécima mujer que recibe el galardón de la Calagurritana

 Judit Jiménez es nombrada peñista de honor de la Calagurritana en el 40 aniversario de la fundación de este premio que empezó a otorgarse precisamente en el año de su nacimiento hace 40 años.

Javier Fuentes agradeció la presencia de Judit en su presentación y destacó el trabajo por el que sin duda merece el reconocimiento que la peña otorga a relevantes calagurritanos o personas vinculadas por Calahorra que han llevado el nombre de la ciudad por el mundo.

Orgullosa de esta calagurritana se mostró también la concejal Reyes Zapata que puso de relieve, más allá del reconocimiento de la peña, lo útil que es Judit para la humanidad. Judit se mostró agradecida por estas palabras y por el “gran honor” que le hace la peña. Además, comentó el hecho de ser la undécima mujer nombrada socia de honor de la Peña Calagurritana.

Se mostró también agradecida a las personas que le animaron a conseguir llegar hasta donde se encuentra actualmente.

 

– ¿Cómo has recibido el nombramiento de socia de honor?

– No recuerdo la última vez que estuve en fiestas de marzo y eso me trae por una parte tristeza y por otra ilusión por lo que voy a tener en las próximas fiestas. Y es que este galardón te toca muy dentro porque viene del centro de lo que eres y del lugar al que perteneces y en el que están las personas que te han animado a estar donde estás. Así que sólo puedo dar unas inmensas gracias por el galardón y por poder estar aquí y conocer a la gente de la peña que ha ido cambiando a través de los años.

 

– ¿Cómo te enteraste del nombramiento?

– Ahora, en Carolina del Sur hace buen tiempo así que estábamos en el parque con mis dos “peques” y me llegó un mensaje de Whatsapp comunicándomelo. Entonces recordé que había sido peñista hacía muchísimos años y también que mi padre, en el año 78-79 fue el socio 77 y luego me lo traspasó yo lo conservé hasta que comencé la carrera.

Al ver el listado de gente que ha recibido este reconocimiento pensé que yo no era suficientemente buena como para recibirlo y ese fue mi primer choque. Cuando hablé con Javier tuve una sensación de mucha emoción. Se pasaron por mi mente las fiestas con la peña de la que siempre llevaba el blusón, el subir la calle Grande y cantar el “chorra”… En fin cosas que durante muchísimos años había metido en una caja y no había conseguido abrirla. Así que gracias de nuevo a la peña por traerme a la memoria todas esas vivencias que me hacen ser quien soy.

 

­ – En tus destinos profesionales has pasado del frío al calor

– Sí, de un metro de nieve en el norte de Estados Unidos y de la Antártida a las playas y palmeras de Carolina del Sur (Charleston se encuentra encima de la península de la Florida, en la costa atlántica) y la verdad es que se está muy bien allí, dice riendo.

 

– ¿Y en qué trabajas ahora?

Ahora trabajo con “reparadores”. Para entenderlo; en Calahorra había y supongo que todavía quedan personas que se dedican reparar cosas que no funcionan. De la misma manera, todas nuestras células tienen la molécula de la vida que se llama ADN y que con los años y las exposiciones a agentes externos como el Sol, las radiaciones, etc, sufre daños y todos los días los reparadores hacen que nuestras células estén bien y mantienen nuestro cuerpo sano. Cuando no se reparan es cuando aparece una alta incidencia de cáncer y en eso es en lo que trabajo.

 

– Judit continúa así centrada en los cánceres típicamente femeninos (mama, ovario, útero)

– Sí, soy mujer y voy a hacer todo lo que pueda y esté en mi mano por las mujeres pero también trabajo en cáncer gástrico y de colon porque se ha comprobado que las personas que tienen los reparadores más “vagos” tienen alto riesgo de cáncer gástrico y de colon y me han dado varios premios por ello.

Así que mi idea es esa: cuidar la molécula de la vida y cuidar a cuanta más gente mejor, empezando con un grupo con el que me siento identificada –las mujeres– y expandiéndolo al resto de la población.

 

– ¿Crees que estamos más cerca de una curación de los cánceres y especialmente de los más agresivos?

– Hay que preguntarse que entendemos por “cura”. Si lo entendemos como que una persona vaya a vivir más años a pesar de tener cáncer, sí; sin duda estamos más cerca porque estamos consiguiendo que el cáncer sea una enfermedad crónica con la que se pueda vivir.

Es cierto que el número de diagnósticos crece porque, entre otras, cosas tenemos mejores técnicas de detección pero al mismo tiempo tenemos cánceres que hace unos años eran mortales y a los que hoy se sobrevive gracias a la inmunoterapia con la que conseguimos que el sistema inmunológico y las células trabajen juntos para minimizar el tumor.

 

– En definitiva se trataría aislar el cáncer de manera que las células cancerígenas no migren por el cuerpo “infectando” a otros órganos; eso que conocemos como metástasis.

– Eso es un sí. Para eso necesitamos un gran abanico de tratamientos. Cuanto más grande sea éste más pacientes tendrán tratamientos específicos y hasta personalizados porque cada persona y cada tumor es distinto. Hablamos de medicina personalizada y única.

 

– ¿Ese sentido cómo estamos en España?

– España está entre los países destacados en inmunoterapia y medicina personalizada y es de los mejores y con mejores investigadores. Somos muy buenos –dice Judit riendo– en España tenemos un gran filón en ciencia, ingeniería… Y es porque nos gusta lo que hacemos. Es motivación y pasión.

 

– ¿Pero no estamos empleando muchos recursos al duplicar investigaciones con muchos grupos distintos en lugares distantes que trabajan en la misma línea? ¿No sería mejor unificar centros de investigación?

– Yo veo que los recursos son pocos. Hay muy poco dinero para algo tan importante como es la salud humana. Yo veo que tanto el sector público como privado tienen que darse la mano. Yo creo que las cosas las vemos mejor cuantas más mentes pensantes tengamos trabajando en los retos. Quizá a mí se me escape algo que quizá a ti se te ocurra. Lo que necesitamos es tener la oportunidad de juntarnos para tomarnos un café en mi centro de investigación o en el tuyo, porque si no, es muy difícil el intercambio. Cuantos más, mejor.

 

– La competencia no parece que vaya a favor de esta colaboración de distintos grupos

– Creo que la empresa de investigación científica tiene que crear un sistema de medida que sea más equitativo e inclusivo, que valore colaboraciones, temas de trabajo, artículos y cuánto dinero puedes recaudar.

La frase la ha dicho una persona que no hacía los deberes del colegio pero que consiguió un premio Nóbel hace dos años: uno no sabe dónde va a estar la idea y dónde va a estar la mente brillante. Así que esto es un conjunto de dónde estas, con quien puedes colaborar y qué recursos tienes. Hay que tener esa libertad de pensamiento científico y pensar qué tipo de competencia existe. ¿Es por un problema de recursos? ¿Es porque no te puedes comunicar? ¿Porque hay barreras institucionales? En este sentido, la nueva Ley de Ciencia permite por fin colaborar con otros países y eso es algo a lo que hemos ayudado tanto los que están en España como los que estamos fuera dando la mano a la educación, a la política y a la sociedad.

digitalízate banner alargado

– Pero siempre hay un problema de relaciones y una fuerte influencia de las farmacéuticas

– Soy muy positiva. En esta vida todos tenemos intereses y todos tenemos motivaciones que nos llevan a algo. Durante la pandemia trabajaron de la mano industria y ciencia para sacar una vacuna en tiempo récord. Eso ha sido un hito en la historia. No dejemos de mirar ese fenómeno y quien fue capaz de llevarlo a cabo. Un científico en un laboratorio no tiene recursos para generar todas las vacunas; así que es importante tomar perspectiva y pensar que si no hay empresas farmacéuticas, toda la ciencia que hacemos en los laboratorios no puede llegar al paciente de forma rápida y con un coste mínimo.

Es importante quedarse con las cosas buenas e intentar repetirlas. Para eso es necesario que la industria y las instituciones públicas vayan de la mano de la ciencia. Desde luego que siempre vamos a tener puntos en los que no estemos de acuerdo pero tenemos que intentar fomentar lo que nos une y funciona y obviar lo que nos separa. Hay que navegar esos nichos para ver qué es lo que no funciona en la ciencia y lo que no funciona en la empresa y hacer más de eso que nos sale bien.

Desde luego que se necesitan medidas como facilitar el registro de patentes, revisar los trámites para los derechos de autoría, agilizar gestión, compatibilizar cargos… En fin creo que podemos remar todos en la misma dirección.

Judit Jiménez en la Antártida
Judit Jiménez en una de sus expediciones científicas