La Guardia Civil denuncia a dos conductores por múltiples infracciones en materia de tráfico

Control tráfico copia
El control de Tráfico en Castañares

Cada vez es más frecuente detectar conductores con trazas de estupefacientes en sangre. Seguramente no es que la población haga cada vez más uso de estas sustancias sino que cada vez hay más medios para detectarlas. Si años atrás lo único detectable era la tasa de alcohol en sangre, en nuestros días se puede determinar la presencia de otras sustancias capaces de alterar la percepción y ser causa de accidentes con las consecuentes desgracias personales.

La última intervención de la que tenemos noticia la comunica la Guardia Civil, que informa de agentes del Sector de Trafico en La Rioja, han denunciado a dos conductores tras cometer múltiples infracciones a la Ley de Seguridad Vial, Reglamento General de Vehículos y Reglamento General de Circulación, entre las que están conducir bajo el efecto de drogas y alcohol.

Los implicados son dos varones de 28 y 36 años, que tienen fijada su residencia en Logroño y los hechos se produjeron durante un control preventivo de alcohol y drogas, establecido a la altura del punto kilométrico 303, de la carretera N-111, término municipal de Castañares de las Cuevas.

El primer implicado conducía un vehículo a motor tipo pick-up con la ITV caducada y con los neumáticos delanteros sin dibujo. La prueba de alcohol a la que fue sometido arrojó un resultado de 0´53 mg/l. (más del doble de lo permitido). La de drogas detectó la presencia en su organismo de cocaína y marihuana.

Por ello, los agentes procedieron a tramitar contra esta persona cinco boletines de denuncia: ITV caducada, rueda delantera derecha sin dibujo, rueda delantera izquierda sin dibujo, positivo en alcohol y presencia de drogas en su organismo, por lo que se enfrenta a una pena de multa de 2.600€ y la retirada de 12 puntos.

El segundo implicado al percatarse del control detuvo el vehículo de manera brusca, se apeó del mismo y permutó su posición con la del ocupante del asiento delantero.

Tras ser identificado se pudo comprobar que esta persona conducía con un permiso que no le habilitaba para ello, por lo que se procedió a tramitar el correspondiente boletín de denuncia, acompañado de otros dos más por: parar el vehículo en mitad de la calzada en vía interurbana y por apearse del mismo sin utilizar el chaleco reflectante reglamentario. Las tres infracciones conllevan una pena de multa de 780€ y la retirada de 6 puntos.

Los hechos han sido puestos en conocimiento de la Jefatura Provincial de Tráfico en La Rioja.

CLASES PARTICULARES BANNER