La Guardia Civil investiga a un motorista por conducción temeraria

Llegó a circular a 106 km/h en “zona escolar” estando limitada la velocidad mediante señal específica a 30 km/h

Logroño_conducción temeraria (2)
El motociclista ejecuta un caballito por el carril contrario

Todavía hay quien cree que los delitos, faltas e infracciones cometidos en la vía pública pueden quedar impunes. Las calles y hasta los coches particulares disponen ya de cámaras de vigilancia y control y una simple discusión de tráfico se puede dirimir fácilmente. Igualmente hay quien sigue subiendo a las redes sociales sus «proezas» pensando que no pueden ser localizados.

Este es el caso de un un varón de 36 años, residente en la capital riojana, que está siendo investigado por la Guardia Civil como presunto autor de un delito continuado de conducción temeraria.

banner entreviñas 2024 alargad0

Agentes del Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico –GIAT– le acusan de conducir por diferentes calles del casco urbano de Logroño una motocicleta tipo “supermotard” con “absoluto desprecio” por la seguridad del resto de conductores y viandantes.

La investigación de esta persona ha sido posible gracias a la monitorización periódica de diferentes redes sociales –“ciberpatrullaje”– por agentes del GIAT, que detectaron la publicación de siete videos en Instagram, en los que se observaba a un motorista circulando por diferentes calles de Logroño realizando conductas o maniobras que, además de suponer múltiples infracciones a la Ley de Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, podrían ser también constitutivas de delitos.

En algunos vídeos el motorista dejaba constancia de sus «deplorables actos», ejecutados con temeridad manifiesta y con peligro para la vida o la integridad de las personas, llegando a recorrer con su motocicleta distancias de entre 100 y 200 metros con la rueda delantera sin tocar la carretera -maniobra conocida como «caballito»– invadiendo el carril contrario a la circulación, realizando adelantamientos, invadiendo las aceras, atravesando intersecciones y pasos de peatones sin respetar las señales.

En otros se llega a apreciar como el motorista llega a circular por una vía de “zona escolar” a 106 km/h estando limitada la velocidad mediante señal específica a 30 km/h. Además, en otra de las calles de Logroño no cede el paso ni reduce la velocidad para dejar pasar a un peatón que cruzaba la calzada, teniendo este que correr para evitar ser atropellado.

El análisis pormenorizado de las imágenes realizado por agentes del GIAT, determinaron las vías en las que el motorista llevaba a cabo los hechos: Calles Circunde, Calahorra, San Isidro, Marqués de Fuertegollano, General Urrutia, La Nevera, Cordonera, Mario Vargas Llosa, Paseo del Prior y La Portalada.

Finalmente, el rastreo al perfil de Instagram que subió los vídeos, junto al cotejo de datos relativos a la motocicleta, han permitido la plena identificación del conductor.

El investigado y las diligencias practicadas han sido puestas a disposición de la Autoridad Judicial y de la Fiscalía de Seguridad Vial.

El artículo 380 del Código Penal tipifica los delitos contra la seguridad vial y establece lo siguiente:

“El que condujere un vehículo a motor o ciclomotor con temeridad manifiesta y pusiere en concreto peligro la vida o la integridad de las personas será castigado con las penas de prisión de seis meses a dos años y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta seis años”.

banner el pollo del abuelo