La Junta de Gobierno Local adjudica las obras de la calle Arrabal por 675.560 euros

calle Arrabal
Calle Arrabal, una de las calles donde se han realizado derribos

La Junta de Gobierno Local (JGL) reunida esta mañana ha adjudicado el contrato de obras de Urbanización y reposición de servicios en calle Arrabal, por un importe de 675.560,82 euros, a la empresa PAVIMENTACIONES MORALES, S.L.

Cabe recordar que el presupuesto de licitación de la obra, del que informamos el pasado 9 de noviembre, era de 730.580 euros según informó el Consistorio en aquella fecha y cuyos detalles los puede encontrar AQUÍ.

El Ayuntamiento recuerda que estas obras están incluidas en la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado “Calahorra, dos milenios de futuro”, por lo que son susceptibles de cofinanciación al 50% por la Unión Europea a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) en el marco del Programa Operativo Plurirregional de España (POPE) 2014-2020.

La obra mejorará sustancialmente la estética de la calle, aunque su principal objetivo es la ampliación y refuerzo del colector que discurre por esta vía, una vez que han sido renovados y ampliados los colectores que conectan con el de la propia calle Arrabal.

Así, la calle quedará dotada de los adecuados suministros y servicios urbanos como el saneamiento en redes de aguas separativas (residuales y pluviales) suficientes, red de abastecimiento para riego e incendios, soterramiento de las instalaciones eléctricas y telecomunicaciones o de la red de gas.

Asimismo, la obra se completará con la pavimentación, mobiliario y señalización. Precisamente, para la pavimentación se utilizará hormigón descontaminante que contribuye a la eliminación de contaminantes de la atmósfera mediante un proceso similar a la fotosíntesis de las plantas, eliminando óxidos de nitrógeno, compuestos orgánicos volátiles y material particulado.

La calle Arrabal es un elemento importante dentro de la trama urbana de Calahorra y otra de las vías principales de acceso al casco Antiguo. Las edificaciones existentes son del siglo XIX o XX por lo que, en general, tienen más de 100 años. Por ello, durante toda la obra se dispondrá del preceptivo seguimiento arqueológico.

También es una zona importante por el tránsito de turismo, puesto que en su entorno se encuentran importantes edificios históricos como la Catedral de Santa María, el Palacio Episcopal, el antiguo Seminario Conciliar, o el Convento de las Carmelitas, además de algunos edificios incluidos en el catálogo de edificios que gozan de un grado de protección.

“Esta actuación –dice el Equipo de Gobierno Municipal– se enmarca dentro de la estrategia global del equipo de gobierno para el casco antiguo, junto a otras obras como las de las murallas de la calle Juan Ramos, la reciente adquisición del torreón de la calle Portillo de la Rosa, la rehabilitación de la Casa de los Curas para albergar el área de Derechos Sociales, la obra en marcha de la calle Eras, plaza Eras y calle Santa Teresa de Jornet, el refuerzo del muro de San Francisco, la futura actuación para la puesta en valor de “Las Cloacas” o el traslado del servicio de Urbanismo a la casa de Carramiñana”.