La Junta de Gobierno Local comprará cuatro nuevos Dispositivos Electrónicos de Control («pistolas Táser») para la Policía Local

pistola Táser Policía Local 2 copia
Pistola "Táser" de la Policía Local de Calahorra

Conocidas vulgarmente como «pistolas Táser»  –por la marca más conocida que las fabrica– en realidad su denominación correcta es arma de electrochoque o Dispositivo Electrónico de Control (DEC). Aunque con limitaciones, se han revelado como un método moderno para reducir a personas violentas en situaciones potencialmente peligrosas y la Policía Local de Calahorra las ha incorporado recientemente a su equipamiento.

La Junta de Gobierno Local (JGL) reunida ayer aprobó el expediente de contratación para el suministro de cuatro de estos Dispositivos Electrónicos de Control (DEC), cámaras y cargas para la Policía Local de Calahorra. El presupuesto base de licitación de este contrato será de 22.244,25 euros.

Actualmente, el cuerpo de Policía Local ya dispone de uno de estos DEC. El Subjefe de la Policía es instructor de estos dispositivos y formará a toda la plantilla como operadores.

«Este contrato –dice el Ayuntamiento– surge de la necesidad de dotar a los agentes de la Policía Local de cuatro equipos DEC compatibles con el ya existente que garanticen que en cada turno los Policías a cargo dispongan de uno de ellos, puesto que en la detención de sujetos violentos, el uso de estos dispositivos reduce la probabilidad de lesión por parte de los actuantes, lo que disminuye también la posibilidad de lesiones y bajas de los policías».

Además, este tipo de dispositivos «permite afrontar con mayor proporcionalidad cualquier situación de peligrosidad tanto para los agentes como para las personas, resolviendo los problemas de manera más rápida y creando el menor daño posible».

«Con los dispositivos electrónicos de control se potencia la seguridad y protección no solo de la policía, sino también de la sociedad por el motivo de la reducción de los riesgos en una intervención marcada por la violencia, de acuerdo con los principios básicos de actuación de proporcionalidad, oportunidad y congruencia», añade el Consistorio.

LO BUENO Y LO MENOS BUENOS DE LOS DEC

«Este tipo de dispositivos están especialmente indicados para que los agentes puedan intervenir ante, por ejemplo, un arma blanca, objeto contundente de especial peligrosidad, una persona bajo los efectos de las drogas o personas en un estado de nerviosismo extremo».

Así lo dice el Ayuntamiento pero no conviene olvidar que la carga eléctrica adecuada de estas armas es fundamental para un funcionamiento eficiente y que su efectividad puede quedar condicionada en algunos individuos a los que se intenta reducir por este método si están bajo la influencia de drogas o una gran descarga de adrenalina.

No obstante, las «pistolas Táser» se han demostrado muchísimo más efectivas que las habituales armas de fuego cortas de 9 mm con munición blindada ante un ataque con arma blanca al que es difícil sobrevivir si sobreviene desde una corta distancia. Es decir, en condiciones habituales, los DEC no sólo son más seguros para el agresor sino también para el policía, que a menudo no sólo sufre el ataque sino que además suele quedar expuesto a las críticas e incluso a la ley cuando defiende su vida. 

Los dispositivos electrónicos de control son –sobre el papel– «de lesividad mínima», según explica el Ayuntamiento, «al generar una incapacidad neuromuscular inmediata y transitoria de una persona violenta sin provocar descargas eléctricas, sino pulsos eléctricos que afecta temporalmente a nervios sensoriales y motores del cuerpo humano». Sin embargo no hay que olvidar que se han dado casos en los que han producido la muerte (por doble descarga o por sensibilidad). Por eso es importante una buena formación de uso y correcto mantenimiento.

BANNER RIVER SEPTIEMBRE