Las chicas de Halloween volvieron a aterrorizar en la casa del miedo

las-chicas-halloween-calahorra
Foto: Antonio Sola

Hace ya más de una década que Mari Cruz comenzó a vestir de halloween su bajera de la calle Asturias. Esta segoviana –calagurritana de adopción– cuenta que por entonces, cuando nadie salía por las casas a pedir chuches, ella ya se disfrazaba y salía a la calle con sus dos hijos pequeños. Pero un año la niña se puso mala y se le ocurrió la idea de montar un escenario de Halloween en su propia casa.

Le ayudaron sus amigas y convirtieron la bajera de su casa en una casa del terror. Montaron una fiesta por todo lo alto y así comenzó la tradición de decorar la bajera. Lo hacen hasta el más mínimo detalle. Año a año han ido incorporando nuevos rincones con objetos que en su mayoría confeccionan a mano «las chichas de Halloween». Este año ha causado sensación el maletín del cazavampiros de Yves Van Helsing, pero hay muchos artilugios bajo la temática de Halloween.

Todo esto se puede ver en la tarde del 31 cuando «las chicas de Hallloween», se disfrazan de brujas y reciben a muchísimos visitantes de todas las edades. Les ayudan el marido de Mari Cruz y los dos hijos pequeños, ahora ya crecidos.

Este año se han formado largas colas para poder entrar, ya que la entrada se limitaba para respetar la normativa Covid, pero parece ser que la espera merecía la pena como se puede observar en las fotografías de Antonio Sola.

CLASES PARTICULARES BANNER