Los detenidos por los disturbios de anoche en Logroño: siete jóvenes de nacionalidad española de 15 a 24 años

La investigación se mantiene en una fase inicial y ya se han realizado numerosas identificaciones, según ha informado esta mañana la delegada del Gobierno María Marrodán que apela a la unión de la ciudadanía contra los violentos

maria marrodán

 

La delegada del Gobierno en La Rioja, María Marrodán, ha comparecido esta mañana ante la prensa para denunciar con rotundidad los actos violentos ocurridos ayer por la tarde-noche en Logroño. “Presenciamos la peor actitud en el peor momento, ante estos actos violentos solo cabe la condena y repulsa”.

Marrodán también ha querido agradecer a la Policía Nacional su rápida actuación que consiguió erradicar estos hechos que no pueden volver a ocurrir. Asimismo, ha deseado la pronta recuperación de los siete agentes de la Policía Nacional que resultaron heridos.

Datos de las intervenciones de ayer en Logroño

Marrodán ha explicado que desde el primer momento ha existido una comunicación constante con las FCSE por los hechos ocurridos en Logroño y Haro.

En cuanto a Logroño, la concentración comenzó a las 20 horas, con una asistencia de aproximadamente 400 personas, de las que 150 protagonizaron actos violentos.

Por el momento se han producido las primeras 7 detenciones y continúan las investigaciones, que probablemente llevarán a más en las próximas horas. Los detenidos, todos de nacionalidad española, tienen una edad comprendida entre los 15 y 24 años. Los cargos a los que se enfrentan son por desorden público, daños y robo con fuerza.

Asimismo, la Policía Nacional ha realizado numerosas identificaciones de participantes en los disturbios violentos de ayer y, posteriormente, en el Hospital San Pedro. Se mantiene abierta la investigación, que se encuentra en una fase inicial, para continuar identificando a más participantes de los actos violentos.

La concentración convocada ayer por redes sociales no había sido comunicada a la Delegación de Gobierno, por lo que carecía de autorización para celebrarse. Se está investigando para conocer el origen de la convocatoria de esta concentración.

La Policía Nacional ya estaba preavisada para que pudiera actuar en el caso de que hubiera cualquier incidente, como tristemente sucedió. Estuvieron desplegados los efectivos del Grupo de Prevención y Reacción (GPR), el Grupo Operativo de Respuesta (GOR) y el Grupo de Atención al Ciudadano.

Datos de las intervenciones en Haro

Con respecto a Haro, comenzó en la Plaza La Plaza una concentración, convocada por redes sociales y sin autorización de la Delegación de Gobierno al no ser comunicada, de un grupo de unas 40 personas, de entre 18-25 años, que mostraban su disconformidad con las medidas impuestas por el Estado de Alarma, el uso de la mascarilla y contra las actuaciones policiales.

Al intentar iniciar diálogo por parte del Oficial al mando del dispositivo de la Guardia Civil, compuesto por siete patrullas de seguridad ciudadana de la Zona, emprenden carrera la mayor parte de concentrados, que se desplazan a soportales contiguos a la plaza.

Finalmente, tres contenedores sufrieron daños materiales por el fuego, uno de ellos de residuos plásticos situado en la calle Alemania y dos de papel situados en calle Lucrecia Arana y calle Diputación.

Marrodán: “El comportamiento de unos pocos no pueden empeñar la labor responsable de la mayoría”

La delegada ha insistido en que “soy consciente de que esta pandemia y las medidas que se están adoptando está llevándonos a una situación excepcional a toda la ciudadanía. Entiendo el desconcierto e incertidumbre, pero lo ocurrido ayer en Logroño no puede tolerarse”.

De esta forma, ha relatado que la excepcionalidad está presente en todos los ámbitos: desde los abuelos y abuelas que por responsabilidad no se relacionan con sus familias, los jóvenes que no pueden disfrutar con normalidad de una diversión propia de su edad o los niños y niñas que van a la escuela y ni siquiera pueden compartir momentos con sus compañeros de otras clases.

Pero también afecta al personal sanitario que trabajan para reducir la curva de contagios y salvar vidas, los profesores, los comerciantes, los hosteleros… Todos, sin excepción, incluidas las personas que forman parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, quienes desde el primer momento se están esforzando día tras día para garantizar la seguridad ciudadana y nuestra salud”, ha añadido.

Marrodán ha subrayado que el comportamiento de unos pocos que hacen mucho ruido, no pueden empañar la labor responsable que la gran mayoría de la ciudadanía está llevando a cabo para conseguir cortar los contagios. Por ello, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado seguirán haciendo su trabajo y respondiendo con rotundidad ante comportamientos violentos que ponen en peligro la seguridad de la ciudadanía.

“Nos quedan semanas muy difíciles en las que está en juego la salud de muchas personas. De ahí que ante los irresponsables que protagonizan actos violentos como los sucedidos ayer en Logroño habrá tolerancia cero”, ha recalcado.

Además, la delegada del Gobierno de España en La Rioja ha querido manifestar que cualquiera que desde sus responsabilidades públicas no apele a la unión de la ciudadanía y al bien común y, por el contrario, aliente con acción u omisión estos comportamientos violentos debe ser consiente del mal que hace a esta sociedad, al ir en contra del interés general de la ciudadanía y no llamando a la unidad de todos y todas”.

La Delegación de Gobierno de España ha trasladado a la ciudadanía que el derecho a la manifestación está permitida, pero es preciso que se comunique y no conlleve violencia.

Marrodán ha pedido a los colectivos profesionales que se desvinculen de este tipo de acciones y, en la medida de lo posible, se unan a la denuncia que estamos realizando desde las Administraciones y la ciudadanía en general.

“Insistimos en la necesidad de aislar a los violentos y radicales. Somos una democracia que garantiza y ampara derechos como el de manifestación. Respetamos y entendemos los motivos de colectivos que muestran su descontento legítimo”, ha destacado.

“Pero hay que tener en cuenta lo que está en juego: la vida de mucha gente. Pedimos que la ciudadanía respete las normas establecidas, no como gesto de acatamiento con el gobierno, con el que cualquier persona tiene todo el derecho a disentir, sino como gesto de compromiso con los servidores públicos que luchan contra el virus en los hospitales”, ha añadido.

Como delegada y en nombre de la inmensa mayoría de la sociedad, ha recalcado su máximo respaldo y reconocimiento a las FCSE y a la policía local, que garantizan nuestros derechos y condena rotunda de los agresores, una minoría que pone en riesgo a la sociedad.