Los mineros de Calagurris comienzan hoy a excavar

La empresa Labrys Arqueología comienza un mes de trabajo de excavación en las cloacas romanas

labrys arqueología

Pilar Iguacel, Carlos Rodríguez y María Asunción Antoñanzas son los tres arqueólogos que hoy, lunes, van a comenzar a horadar la tierra para continuar avanzando en la excavación arqueológica del tramo de cloacas romanas que “Amigos de la Historia» sacó a la luz hace dos décadas.

Esta vez ha sido también la asociación Amigos de la Historia la que promueve los trabajos, pero en esta ocasión ha contado con mucho apoyo: el del ayuntamiento de Calahorra, y el de más de cien personas que han colaborado económicamente con la campaña de “micro-mecenazgo” que, en pocos días, completó los 4.000 euros que pedían la asociación. Era la mitad del presupuesto lo que solicitaban, pero se llegó a alcanzar la cifra de 7.550 euros.

Un mes de trabajos

El reto es hacer lo máximo posible en un mes de plazo, antes de que comiencen las obras en la parte superior de estos restos romanos, situados en la calle San Andrés, frente la Casa de Carramiñana.

La empresa «Labrys Arqueología” tiene por delante un mes de trabajo de “minería fina”. Agachados o de rodillas en un agujero que mide 1,35 m. de altura, los tres arqueólogos deberán ir extrayendo material con toda precisión para ir avanzando al final del túnel ya excavado de 42 metros.  Dos de ellos estarán adentro y uno afuera, haciendo turnos para sacar la tierra, cribar y estudiar todo lo que vaya saliendo. Y todo eso a mano, con unas piquetas y palas, un deshumidificador y un carrito.

Examinarán la tierra, si hay restos de fauna,  de flora, cualquier objeto… Luego se realizarán croquis, fotografías,  fichas, y finalmente un informe  para entregar a Amigos de la Historia, Ayuntamiento y Gobierno de La Rioja.

Visita de la prensa

Todo esto nos lo contaron el viernes en una visita organizada para la prensa por el presidente de Amigos de la Historia, José Luis Cinca, junto a los arqueólogos y con la alcaldesa, Elisa Garrido, y su teniente de alcalde, Esteban Martínez.

Allí pudimos comprobar quienes ya habíamos estado hace 20 años, que estos restos se encuentran aparentemente igual que entonces.

También allí mismo nos explicaron que la excavación no va a ser fácil porque el lugar es incómodo, y ahora está aún más complicado por el Covid.

Los trabajos se centran en el tramo derecho (el izquierdo está lleno de tierra y puede verse sólo la entrada) y calculan que podrán quedar no más de diez metros por excavar “aunque ahora mismo no se puede saber porque además hay una tubería y una casa, y eso hasta que no llegas no lo ves”, explicaba Asunción Antoñanzas.

Por el momento los arqueólogos parten con los datos del trabajo que hizo en su día “Amigos de la Historia”, y el de otros municipios que también tienen cloacas: “Sabemos poco más o menos que nos vamos a encontrar unos agujeros a los lados donde caían las aguas  y otros agujeros para las lucernas, pero esto es como los melones”, comenta Asun Antoñanzas con una sonrisa. Luego puede salir de todo ya que hay que tener en cuenta que a las cloacas van a parar todo tipo de objetos, desde un pendiente, un entalle, monedas…” No obstante,  la propia excavación tiene interés en sí misma, porque las cloacas para la arqueología proporcionan mucha información a los arqueólogos.

María Asunción Antoñanzas,  arqueóloga de Calahorra

María Asun Antoñanzas es arqueóloga y de Calahorra. Sin duda, que para ella ha de ser muy ilusionaste poder contribuir a conocer parte de la historia su ciudad, aunque ya ha realizado trabajos en Calahorra. De hecho creó la empresa Labrys  a raíz del proyecto Calagurris Iulia financiado por la UE en el que trabajó con Pilar Iguacel desde el año 2000 hasta 2002.

Al terminar el proyecto,  ambas apostaron por crear una empresa de arqueología y desde entonces trabajan juntas acudiendo en determinados servicios con otros arqueólogos, como ahora, que cuentan con Carlos Rodríguez para poder ejecutar el trabajo con mayor rapidez y seguridad.

¿Qué recuerdos tienes de aquella época en la que se abrieron las cloacas?

Yo recuerdo cuando los Amigos de la Historia se pusieron  de acuerdo con el propietario de la bodega Moises Arnáiz para dar acceso a las cloacas. Por entonces yo iba con otra amiga a abrir y a atender a los turistas. Y sí, mis recuerdos son muy buenos porque la gente estaba muy, muy, interesada en las cloacas y daba gusto ver a tanta gente que acogía las visitas francamente bien.

Una empresa de arqueología en el siglo XXI… ¿se puede vivir de la arqueología?

Esto es como todos los trabajos. Nosotros dependemos de la obra pública y de la construcción y como tantas otras empresas de otros sectores, sufrimos la crisis de hace algunos años; de hecho muchas empresas cerraron. A nosotras cuando bajó la construcción nos afectó, pero sobrevivimos porque hay muchas obras que llevan implícitos informes y seguimientos de control. También es verdad que este trabajo es vocacional, porque a veces se trabaja con frío, calor, y en no muy buenas condiciones, pero aún así para nosotros lo ideal es hacer excavaciones.

¿Qué te gustaría encontrar en esta prospección?

Cuando empiezas una excavación no debes ir con una expectativa determinada. Para nosotros es igual un trozo de cerámica que una moneda porque lo importante es el contexto, dónde encuentras esos objetos. Pero también es verdad que en cloacas se suelen encontrar objetos valiosos, que la gente pierde y va a parar a los desagües. Por eso claro que sería interesante encontrar ese tipo de objetos, pero si no los encontrásemos, nada más que el hecho de ver la estructura de la cloaca, como es, hasta dónde llega, es igual de importante.

José Luis Cinca: “El antes y después de las cloacas romanas»

La misma ilusión y entusiasmo mostraba el viernes el presidente de Amigos de la Historia, José Luis Cinca, convencido de que esta excavación va a marcar “un antes y un después, tanto en el conocimiento de esta obra de ingeniería, como desde el punto de vista turístico, porque ya hace 20 años comprobamos el interés que despertó y que miles de personas vinieron a verlas”.

Recuerda Cinca que por entonces se hizo un trabajo con más voluntad que método y a pesar de todo salieron muchos fragmentos de vidrio, de cerámicas y otras importantes piezas, como el famoso y desaparecido sello de Eneas.  “Ahora lo que se pretende es un estudio arqueológico serio para avanzar en el conocimiento de las cloacas, su trazado y su arqueología».

Cinca quiso, una vez más, agradecer el apoyo del Ayuntamiento y de todos los implicados en este proyecto y recordar que se va a invertir en estas cloacas hasta el último euro recibido en cuanto sea posible continuar con una nueva campaña.

Para ello encontrarán el apoyo del Ayuntamiento de Calahorra tal y como se prometió la alcaldesa que elogió y valoró la actitud de Amigos de la Historia como garantes de nuestro pasado.

Antes de 2023 abiertas al público

Elisa Garrido recordó los detalles de la obra de musealización de las cloacas:  “Hacia el mes de junio comenzará la obra de urbanización de la zona superior de la cloaca, que durará aproximadamente un año. El proyecto ya está en fase de adjudicación, por 1,2 millones de euros de presupuesto».

Según el diseño que ganó en un concurso de ideas convocado por el anterior equipo de Gobierno, ese proyecto consistirá en la construcción de una plaza con unos pórticos y pequeñas estancias para recepción y exposiciones, más  los accesos.

Garrido concretó algunas fechas y comentó que como muy tarde estos restos musealizados estarán abiertos para 2023: “Sobre junio de 2022 terminará la obra del Ministerio y ahí empezaríamos con las licitaciones oportundas para poder abrirla al público como muy tarde para 2023″.