Los radares de control de velocidad, preparados para su próxima entrada en funcionamiento

radar mediavilla

El pasado viernes se instalaron en Calahorra tres radares para disuadir a los conductores de que superen la velocidad permitida en el casco urbano que, conviene recordar, es de 30 Km/h en toda la ciudad incluidas las calles con dos vías de único sentido.

Son tres puntos de control: uno de la Mediavilla, otro en Avenida de la Estación y el otro en la zona del Sector B 5. Aunque ya están instalados, no entrarán en funcionamiento hasta que el Ayuntamiento realice una campaña de información ciudadana. Así lo anunció cuando informó en abril del contrato con OBOID SL. Esta empresa ha sido la encargada del suministro e instalación por 90.629 euros. El contrato incluye dos cinemómetros radar de control de velocidad instantánea-multicarril con flash, tres cajas de seguridad para colocación de cinemómetro fijo y dos trípodes para cinemómetro móvil.

El Ayuntamiento ha colocado el radar fijo en la calle Mediavilla, «por ser una vía de especial concentración de accidentes, donde los vehículos han impactado contra edificios privados, mobiliario público y al menos en dos ocasiones contra el centro educativo allí situado».

En el caso de esta calle, «la colocación de reductores de velocidad efectuada hace años no ha repercutido en una rebaja de la velocidad en la calle y ha generado importantes molestias de ruido y vibraciones a los vecinos por lo que se ha optado por esta nueva solución a la espera de que sea efectiva», dijo el Ayuntamiento en su día. Sin embargo,    sorprende que este aparato se haya instalado una vez pasada la curva en sentido bajada (en el que se suelen producir los accidentes), en lugar de colocarla antes de llegar a ella.

Las otras dos cajas fijas permitirán realizar controles aleatorios o atender quejas concretas de vecinos por exceso de velocidad en sus calles a través de los puntos móviles, explicó el Ayuntamiento en su día.

radar B5