Los socialistas culpan a la alcaldesa de la dimisión de su concejal de Deportes

Aseguran que se debe a "la decisión de Mónica Arceiz de no acometer la prevista modernización del Complejo Polideportivo Municipal de La Planilla"

Grupo Municipal Socialista copia
Grupo Municipal Socialista

La Agrupación Socialista de Calahorra culpa a la alcaldesa, Mónica Arceiz, de ser la causante de la dimisión del concejal de Deportes, Política Social y Familia, Félix Cristóbal, anunciada ayer por el propio edil. Para los socialistas, la renuncia de Cristóbal se debe a la decisión de la alcaldesa de no acometer la modernización del Complejo Polideportivo Municipal de La Planilla planeada por el anterior Equipo de Gobierno Municipal.

En una nota de prensa dicen que «gobernar una ciudad como Calahorra no es algo que cualquiera pueda hacer, se necesita mucha capacidad, constancia y muchísimo trabajo para sacarla adelante». Los socialistas se jactan de haberlo hecho durante la pasada legislatura «de la mano de la alcaldesa Elisa Garrido y del resto de concejales y concejalas de su equipo, transformando la ciudad y colocándola en el camino de un futuro esperanzador de empleo, desarrollo y prestigio».

El PSOE vaticina además «un desastre cierto» para la ciudad de Calahorra: «En menos de dos meses Mónica Arcéiz ha dado muestras más que suficientes de que es muy capaz de arrastrar esta ciudad hasta el desastre» y dicen que ante futuro tan oscuro los socialistas no se pueden quedar «impasibles».

Para la Agrupación Socialista de Calahorra la dimisión reciente del concejal de Deportes, Félix Cristóbal, «no es otra cosa que la punta del iceberg de una situación insostenible que se está viviendo tanto dentro del equipo de gobierno como dentro del propio personal del Ayuntamiento, sometido a unas tensiones autoritarias desconocidas hasta la fecha. Algo que repercute muy negativamente en el trabajo diario».

En este sentido, y nuevamente señalando a la alcaldesa, aseguran que «Arcéiz ha modificado diferentes servicios, eliminado a personal de puestos de importancia sin ninguna justificación, y colocado al Ayuntamiento en una situación comprometida de parálisis. Su única preocupación en estos dos meses–dicen abundando en las acusaciones– ha sido la de derribar todo el trabajo de avance y progreso que se había realizado en la anterior legislatura, y renunciar a subvenciones millonarias, conseguidas de los fondos europeos para modernizar la ciudad».

Según la Agrupación Socialista de Calahorra «esta renuncia a los fondos europeos, (y a los proyectos que financiaban) son el verdadero detonante que ha desencadenado las discrepancias entre los propios concejales del PP, y el motivo último de la dimisión de Félix Cristóbal». Se refieren concretamente a «la decisión de Mónica Arceiz de no acometer la prevista modernización del Complejo Polideportivo Municipal de La Planilla, para la que la anterior alcaldesa había conseguido 2,8 millones de euros de fondos europeos, que iban a servir para realizar importantes obras de mejora en La Planilla. Cristóbal no comparte esa decisión y esa discrepancia es la que desencadena su marcha, como respuesta lógica y natural ante semejante disparate».

También en clave predictiva, los socialistas dicen que a la dimisión de Félix Cristóbal «seguirán otras que vendrán en las próximas semanas y meses» y señalan nuevamente a Arceiz para responsabilizarla de lo que creen que ocurrirá en el futuro «por su manera sectaria y cortoplacista de concebir la política municipal».

En una nueva pincelada fatalista, los socialistas consideran que «el gobierno de la señora Arcéiz ha entrado en descomposición» y ante una situación que califican de «insostenible» la Agrupación Socialista de Calahorra pide «responsabilidad al resto de grupos de la oposición, así como a aquellos concejales que tampoco están de acuerdo con el rumbo que la señora Arcéiz le está dando a la ciudad».

Insisten en que «Calahorra no puede permitirse el lujo de perder tantos millones de euros de fondos europeos, ni paralizar todos aquellos proyectos importantes que nos colocaban como referente en nuestra comarca».

«Necesitamos regresar a la senda de crecimiento, progreso e inversión que dejó claramente marcada Elisa Garrido durante la última legislatura. Para ello es necesario que la Sra. Arcéiz reconozca su incapacidad para gobernar la ciudad y facilite un nuevo gobierno municipal que de solución a los problemas, algo para lo que el PSOE siempre estará a disposición», termina diciendo el PSOE.