Manuela Bedoya, defensora de derechos humanos colombiana, visita Calahorra el 15 de febrero

La joven activista, que tuvo que huir de su país, contará su experiencia al público en una charla coloquio en el Parador organizada por Aministía Internacional

Manuela Bedoya
Manuela Bedoya

Manuela Bedoya, defensora de derechos humanos colombiana, visitará Calahorra este jueves 15 de febrero, para ofrecer una charla-coloquio en el Parador, acto organizado por la asamblea local de Amnistía Internacional en Calahorra.

Desde Barcelona, donde reside actualmente, Manuela Bedoya visita nuestra ciudad para ofrecer un debate abierto a las 19 h en el Parador Nacional.

Auxiliar de enfermería y atención prehospitalaria con formación en medicina táctica y de rescate, Manuela Bedoya trabaja en la defensa de la vida en diversos territorios de su país desde hace años, principalmente en zonas rurales y ciudades del suroccidente de Colombia, donde pervive fuertemente el conflicto social y armado.

La joven activista, que tuvo que huir de su país, contará su experiencia al público y animará a quienes se acerquen a escucharla, y especialmente a la juventud, «a luchar por sus derechos, a comprometerse con su entorno y a defender la tierra».

Manuela hablará sobre la situación de su país, Colombia, y contará su experiencia de lucha a favor de los derechos de las personas. Junto a otros actos en La Rioja en los que acudirá a diversos centros de secundaria y bachillerato, compartirá también con el público general en Calahorra su experiencia personal.

Su militancia a favor del derecho a la vida, como a ella le gusta llamar a los derechos humanos, es un ejemplo, dice Amnistía Internacional que destaca «no es habitual en nuestra sociedad encontrar personas tan jóvenes con compromisos tan potentes. Personas como ella mantienen la esperanza de que un mundo mejor es posible».

Durante el estallido social del Paro Nacional de 2021, Manuela dirigió en Cali una de las brigadas móviles de apoyo a la Misión Médica que atendió́ los puntos más críticos de la ciudad. Por ese trabajo fue perseguida y hostigada hasta tener que abandonar finalmente su país para ser acogida en España.