Más de 200 tractores se apuntan a la manifestación del 2 de marzo

ARAG-ASAJA llevará a la calle el lema “El campo necesita hechos, las palabras no alimentan”

RP ARAG-ASAJA_ enero 2023

ARAG-ASAJA ha anunciado hoy la participación de más de 200 tractores así como el lema de la tractorada que tendrá lugar el próximo jueves 2 de marzo en Logroño ante «el hartazgo del sector agrario por una crisis económica y social que va en aumento»: “El campo necesita hechos, las palabras no alimentan”.

Con esta frase, agricultores, ganaderos y gentes del campo tratan de explicar los motivos y consecuencias que han situado a los agricultores y ganaderos «en una situación de difícil rentabilidad y, en algunos casos, continuidad profesional».

“El diálogo es necesario, y así lo reclama ARAG-ASAJA continuamente, pero en su lugar hemos tenido palabras vacías y discursos unilaterales que no se sustancian en medidas concretas  ni en hechos reales, que son los que necesita el campo”, dice la organización de profesionales del campo.

ARAG-ASAJA ha mostrado su confianza en que el éxito de la tractorada, para la que asegura que ya están apuntados más de 200 tractores, “invite a las administraciones a pasar de las palabras a los hechos con medidas concretas que favorezcan que el mundo rural siga vivo y sea rentable”.

La tractorada arrancará a las 10:00 horas desde el Palacio de los Deportes y trascurrirá por la calle Clavijo y avenida Salustiano Olózaga, hasta alcanzar la calle Chile, Gran Vía y la rotonda del monumento al Labrador desde la que la marcha de tractores llegará y concluirá en el Espolón.

ARAG-ASAJA convoca a todas las personas, profesionales del campo y ciudadanos en general, que quieran apoyar este acto de protesta en El Espolón ya que no habrá marcha a pie durante el recorrido.

Entre los motivos que han llevado a la organización agraria a adoptar esta decisión están las mismas reivindicaciones que se trasladaron hace más de un año por todas las OPA y sobre las que, “no solo no se han producido avances, sino que la situación del sector ha empeorado”. En concreto, se han referido a «los bajos precios, la  falta de control de la Ley de la Cadena Alimentaria, las obligaciones de la nueva PAC, el incremento desorbitado de los costes de producción, los daños por la fauna silvestre, la ausencia de una política fiscal de discriminación positiva con las explotaciones familiares arraigadas en el territorio, la anulación de la tramitación de la Ley de Agricultura del Parlamento o el problema del lobo», entre otros.