PSOE: «Arcéiz vuelve a trasladar un Pleno para impedir la participación de Elisa Garrido»

Los socialistas acusan a la alcaldesa de adelantar cinco días la celebración de la sesión de marzo y dice que el resto de la Oposición "actúa cobardemente" al no oponerse a los "modos barriobajeros del PP"

corporación en el salón de plenos
Corporación Municipal de Calahorra en el salón de plenos

La Agrupación Socialista de Calahorra vuelve a mostrarse indignada por el cambio de fecha en la celebración de un Pleno; en este caso el correspondiente a la sesión ordinaria del mes de marzo, que se adelanta al jueves, 21 de marzo.

Ya en el pasado Pleno del mes de febrero, el Grupo Municipal Socialista protestó porque el traslado de las sesiones del lunes al martes impide acudir a las mismas a su concejal Elisa Garrido al tener que acudir también los martes al Congreso de España, en el que es diputada por el PSOE.

Si bien el PP estima que Garrido podría estar por la mañana en Madrid y por la tarde en Calahorra o que de manera mucho más sencilla tomar parte de forma telemática e incluso votar en ambos foros políticos –como también indican los tribunales de justicia–  el PSOE considera que se está vulnerando el derecho de participación de su concejal. El PSOE ve una clara intencionalidad política en el traslado de fecha de los plenos municipales y –a través de una nota de prensa que transcribimos íntegramente– se reitera en su acusación hacia los populares en el caso del Pleno de este mes.

Si en el caso anterior se estableció el traslado de los plenos de esta legislatura al último martes de mes en vez de celebrarse el último lunes, en este caso la sesión se adelanta al jueves anterior, según denuncia públicamente el PSOE:

«Por increíble que pueda aparecer, y pese a ser un asunto que se encuentra pendiente de resolución en los juzgados, la señora Arcéiz, no contenta con cambiar la fecha ordinaria de celebración de los plenos, pasándola del lunes al martes, a través de un acuerdo de pleno que está recurrido los tribunales, hoy mismo, en una Junta de Portavoces urgente celebrada a las 8:00 de la mañana, el Partido Popular ha vuelto a variar la fecha de celebración del próximo pleno, que estaba prevista para el martes, adelantándola cinco días, hasta el jueves 21 de marzo, lo que supone en principio vulnerar incluso el propio acuerdo de pleno que se adoptó en el pasado pleno de enero. Un acuerdo que dice claramente que los plenos se celebrarán el último martes de cada mes o, en circunstancias especiales y oída la junta de portavoces, se podrá modificar dos días antes o dos días después.

Este cambio de cinco días con respecto a la fecha acordada, se produce porque casualmente el día 26 de marzo en el Congreso de los Diputados no hay pleno y a ese pleno sí que podría asistir la portavoz del grupo municipal socialista Elisa Garrido. Es por ello que Monica Arcéiz propone hacer el pleno el día 21 de marzo, fecha que casualmente coincide con la celebración de de un pleno en el Congreso de los Diputados, por lo que resulta groseramente evidente cuál es la intención de la señora Arcéiz, impedir la presencia de la líder de la oposición en los plenos del Ayuntamiento. Y para ello no solamente  ha variado sin ninguna justificación la fecha ordinaria de celebración de los mismos, sino que cuando tiene conocimiento de que la misma puede ser compatible con la presencia de la señora Garrido, no duda en saltarse, incluso el propio acuerdo de pleno para variar la fecha a su conveniencia.

Ante estas maniobras burdas, ejecutadas con la única intención de impedir el ejercicio de los derechos fundamentales y constitucionales de los concejales, el Partido Socialista presentará un recurso de reposición ante el acuerdo de la celebración de este pleno, así como trasladará al juzgado contencioso administrativo esta situación que no deja de ser una burla hacia el propio juzgado y hacia los derechos constitucionales de representación de los ciudadanos, que todos los concejales y cargos electos tienen consagrados por la Constitución Española .

Arcéiz deja cada día más patente su incapacidad y su sectarismo. Un modo de actuar barriobajero y cobarde al que no se han opuesto ni VOX ni Izquierda Unida».