Se confirman los buenos resultados de los ensayos de Agritom 2.0

Las conclusiones se presentarán a finales de noviembre a los posibles cultivadores de tomate para industria

Agritom 2,0 conclusiones tomate copia
Responsables del proyecto Agritom 2,0 adelantaron las principales conclusiones con una excelente muestra de los resultados

A finales del mes de noviembre se presentarán a los agricultores las conclusiones del proyecto Agritom 2.0 que ha consistido en tres años de experimentación en el cultivo de tomate para industria y cuyas primeras conclusiones resultan alentadoras.

Los ensayos se han llevado a cabo en Calahorra gracias a la colaboración entre Fundación Caja Rioja, la Universidad de La Rioja, el Ctic-Cita y la cooperativa agrícola El Raso. Las primeras conclusiones fueron expuestas ayer por por Germán Soldevilla (Ctic-Cita), que aseguró que el cultivo de esta hortaliza para la producción de pasta industrial sería a día de hoy plenamente viable en las fincas de Calahorra.

Por su calidad podría competir con las producciones de Navarra y Aragón que nos llevan la delantera en la explotación de tomate. La única condición sería conseguir grandes producciones mediante una concentración parcelaria que se viene imponiendo en otras localidades pero hay que recordar que Calahorra dejó pasar esta oportunidad, no hace mucho.

 

UN CULTIVO PUESTO A PRUEBA

Centrándonos en las novedades de la campaña que termina ahora con la recogida del producto, los responsables del proyecto señalan que en los dos años anteriores la producción experimental no había sido puesta a prueba por las inclemencias del tiempo; sin embargo, este año, las abundantes lluvias caídas en tormentas puntuales al final del verano han supuesto una dura prueba que se ha superado con éxito.

Daniel Blanco y Elisa Rivas (ambos de la cooperativa El Raso) así como Emilio Jiménez (UR), recordaban que este año se ha ensayado la reducción del empleo de insecticidas. La instalación de trampas delta para comprobar la cantidad de polillas del denominado taladro del tomate ha permitido emplear un tratamiento proporcional al problema, con lo que se ha economizado en tratamientos insecticidas. Otro tanto ha ocurrido con la economía de agua al haber ensayado cortes para encontrar la relación más adecuada de riego/producción.

Por su parte, Francisco Burgos, Jefe del Área de Patrimonio e I+D de Fundación Caja Rioja, insistió en lo importante que sería para Calahorra y para La Rioja que se retomara el cultivo del tomate industrial habida cuenta de que su colocación en el mercado sería muy sencilla por la existencia grandes conserveras y multinacionales del sector en Nuestra zona. Burgos dijo que las conclusiones del estudio se presentarán en la sala cultural de Caja Rioja Bankia el 24 ó 25 de noviembre.

CLASES PARTICULARES BANNER