Solo quedan 6 quirófanos operativos por lo que las listas de espera subirán a 125 días

La Consejería de Salud ya ha iniciado “conversaciones preliminares” con comunidades vecinas

sara alba y Pello latasa
La consejera Sara Alba y el director general de Salud Pública, Pello Latasa

La presión hospitalaria que está soportando La Rioja en esta tercera ola de la pandemia es como un globo que no deja de hincharse; la pared se hace más fina y si sigue así podría explotar. Por eso Salud ya está manteniendo «conversaciones preliminares con comunidades vecinas»

La  Consejería de Salud ha ido habilitando espacios para aumentar la capacidad de la UCI y ya no quedan más que 6 quirófanos operativos. Esto significa, según ha anunciado esta mañana la consejera Sara Alba tras la reunión del Consejo de Gobierno, que las listas de espera quirúrgicas se incrementarán hasta los 125 días.

“El precio de esta Tercera Ola será incrementar en 50 días el tiempo que esperan los riojanos y las riojanas a ser operados, respecto a los 75 días con los que cerramos 2020” ha declarado la consejera  tras la reunión del  Consejo de Gobierno.

Ante el incremento de la presión asistencial por los casos de pacientes con COVID-19 que requieren ingreso hospitalario, desde principios de enero y especialmente la pasada semana, Salud ha habilitado diferentes ubicaciones para ampliación de la capacidad de la UCI. Así, “de los 16 quirófanos que tenemos en el Hospital San Pedro, se han tenido que habilitar 10 quirófanos para atender los pacientes más graves, además de la zona de Reanimación y la de Cirugía Mayor Ambulatoria” tanto para los de COVID como para los de otras patologías, ha explicado la consejera al tiempo que ha recordado que “no son sólo camas, entre médicos, enfermeras, auxiliares, celadores y limpiadores, hablamos de más de 280 personas dedicadas a cuidar de estos pacientes en la UCI”.

El pasado sábado se amplió la capacidad habilitada desde las 54 hasta las 68 UCI y hoy ya hay 77 camas UCI disponibles en el Hospital San Pedro de Logroño.

Ante esta situación el Gobierno de La Rioja ya mantiene conversaciones preliminares con las Comunidades Autónomas vecinas para “dentro del marco de colaboración del sistema público de salud poder contar con su apoyo para atender a los riojanos” una colaboración que según Sara Alba se materializaría en “la cesión del equipamiento que necesitamos para incrementar la capacidad de nuestra UCI”, aunque Alba confía “en no tener que necesitar ayuda de nuestros vecinos”.

Por todo ello, se ha suspendido la actividad quirúrgica programada no urgente para acoger en estos espacios, mejor preparadas técnicamente para albergar los equipos médicos necesarios de cada puesto para pacientes críticos, a pacientes graves con COVID-19. Actualmente, se mantienen las intervenciones urgentes y las oncológicas.

En la Tercera Ola de la pandemia se había podido mantener la actividad quirúrgica programada porque, desde mayo se contaban con más puestos UCI, gracias a la apertura de la Unidad Polivalente de Críticos, que sumó 15 camas más a las 17 de la UCI convencional. En la Primera Ola, sin embargo, tuvieron que suspenderse desde el 12 de marzo las intervenciones programadas no urgentes, manteniéndose las operaciones urgentes y las oncológicas hasta finales de abril.

En la Primera Ola, la pandemia obligó a reducir un 50% la actividad quirúrgica sólo de marzo a mayo respecto al mismo período del año anterior en el Hospital San Pedro, concretamente se llevaron a cabo 3.665 intervenciones programadas frente a las 6.445 que se contabilizaron en el mismo periodo de 2019.

Por su parte el director general de Salud Pública, Consumo y Cuidados, Pello Latasa ha explicado que las “duras medidas” aprobadas la semana pasada “requieren tiempo para que dobleguen los indicadores” ya que aún los datos en La Rioja son “muy preocupantes”.

Latasa ha dicho que las medidas “primero inciden sobre los datos epidemiológicos, interrumpiendo la cadena de transmisión, y después sobre la situación en nuestros hospitales” por lo que confían en mejorar los datos en las próximas semanas.

El Dr. Latasa se ha referido también al plan de vacunación, asegurando que “no es un sprint si no una carrera de fondo” y que la campaña en La Rioja avanza  “a buen ritmo pese al descenso del número de dosis”.

Ha explicado que estos días ya hay inmunizados, “pero la vacunación no acabará con el COVID-19 por lo que insistido en la necesidad de “seguir respetando las medidas anticovid un tiempo” ya que “hasta que no alcance la inmunidad de grupo, las medidas anticovid son la mejor herramienta para frenar la pandemia”.

 

BANNER RIVER SEPTIEMBRE