Visto bueno a la primera fase de urbanización de la Curruca

Con un presupuesto de 234.921,89 euros

cruce arco del Planillo cuesta de la Curruca
Cruce del arco del Planillo con la cuesta del Rufo y de la Curruca

La Junta de Gobierno Local reunida en su sesión ordinaria semanal ha aprobado la primera fase del proyecto de urbanización y reposición de servicios en la calle cuesta de la Curruca.

Se trata exclusivamente del proyecto referido a la fase 1 (cruce con el arco de San Andrés), cuyo presupuesto asciende a 234.921,89 euros.

“Las calles de esta zona del Casco Antiguo de Calahorra se encuentran en un proceso de degradación debido a la insuficiente calidad de sus materiales y sistemas, ya que proceden de obras y proyectos de urbanización muy básicos realizados en el siglo pasado y que han sufrido alteraciones y cambios”, según recoge el proyecto, redactado por G4 Rioja Consulting S.L.

El proyecto, aprobado y susceptible de ser cofinanciado al 50% por la Unión Europea a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) dentro del marco del Programa Europeo Plurirregional de España (POPE) 2014-2020, contempla la pavimentación de la calle, su señalización, la obra civil del alumbrado público y la renovación completa de las redes de saneamiento y abastecimiento y de las redes de electricidad y telecomunicaciones.

digitalízate banner alargado

También incluye la restitución de los servicios que resulten afectados por las obras y las conexiones con la red viaria colindante de la ciudad, así como la instalación de papeleras, señales de tráfico y barandillas de protección en un pequeño muro existente en la calle Bellavista.

La zona de actuación tiene una superficie total de 502,50 metros cuadrados y comprende la Cuesta de las Monjas hasta el arco del Planillo de San Andrés e inicio de la Cuesta del Rufo y un espacio existente entre la trasera de la iglesia de San Andrés y el vial de la calle Bellavista.

La pavimentación del vial prevista es la misma que la del resto de calles del Casco Antiguo, mediante encintados de adoquines y entrepaños de hormigón lavado.

Durante el desarrollo de estas obras, cuyo plazo de ejecución es de un año, será necesaria la presencia de un arqueólogo.