PSOE e IU aprueban la partida económica para el proyecto de remodelación de Bebricio y Gallarza

La Oposición dice que el Equipo de Gobierno está ocultando datos porque tiene miedo de la opinión pública

limitación velocidad 30 copia
La calle Bebricio, una de las más comerciales de la ciudad, tendrá más espacio para peatones

La remodelación de las calles Bebricio y General Gallarza suscitó en el Pleno de anoche un encendido debate entre los grupos políticos municipales que evidenció la trascendencia del proyecto para la ciudad.

El asunto se abordó al tratar de aprobar la novena modificación de crédito que se realiza en el presente ejercicio. Con ella se detraerá del presupuesto de este año 222.000 euros no gastados en el área de Festejos para trasladarlos al área de Urbanismo. Ese montante se emplearía en redactar el proyecto de una obras para las citadas calles cuyo coste de realización se elevará a 2,8 millones de euros.

Sobre este importante proyecto ya informamos AQUÍ con las declaraciones realizadas por el PSOE en rueda de prensa en la que el proyecto no se concretó al estar “pendiente de las soluciones que aporten los técnicos a los que se adjudique la redacción del proyecto”.

Dado que estaba claro que la mayoría formada por PSOE e IU llevarían adelante la operación económica, faltaba únicamente conocer la opinión de la Oposición para la que el proyecto es, en resumen, una incógnita.

 

PP, CS Y VOX: «SE ESTÁ OCULTANDO EL PROYECTO»

La Oposición (PP, Cs y Vox) coincidieron en señalar que el Grupo Socialista está ocultando los detalles de la remodelación de las dos principales calle de la ciudad.

Abrió el fuego la concejal de Vox, Maite Arnedo, reprochando al Equipo de Gobierno que “van a gastar 2,8 millones de euros y no sabemos cómo se los van a gastar. No nos lo dicen y no fijan la necesidad de esta obra que es una más de sus obras faraónicas de las que actualmente no vemos nada hecho. No explican si van a quitar aparcamientos o un carril”, siguió diciendo Arnedo que se interesó por saber si han preguntado a los comerciantes y vecinos qué es lo que necesitan. “No votaremos a favor de esta carta blanca de la que por su cabezonería no dan información a la Oposición”, terminó diciendo la edil de Vox.

Por su parte, Óscar Moreno, concejal de Izquierda Unida –integrado en el Equipo de Gobierno junto al PSOE gracias a un pacto de gobernabilidad– dijo que el desconocimiento del proyecto es sólo una excusa de la Oposición porque lo que se quiere hacer “figura en el programa electoral del PSOE y en el acuerdo de gobernabilidad que firmamos con él”. Pero lo cierto es que en tal acuerdo sólo se mencionan aspectos genéricos como favorecer el comercio haciendo una ciudad más amable para los peatones, pero no hay nada que concrete cómo se van a redistribuir los espacios entre coches y peatones.

Fue el grupo Ciudadanos (Cs) el que arrojó algo de luz sobre el asunto al referirse a lo reflejado en el Plan de Movilidad Urbano Sostenible (PMUS), según el cual “es verdad que se quiere ganar espacio para los peatones pero quitándolo a los coches, eliminando un carril de circulación tanto en Gallarza como en Bebricio”, dijo la concejal del partido naranja Cistina Moreno. Según ésta “se conservarían las dos hileras de aparcamiento y se amplía el espacio peatonal pero sólo en una de las aceras. Tendremos una acera ancha y otra exactamente como está –siguió diciendo– O sea, que tendremos la acera de los ricos y de la de los pobres”, sentenció. Moreno comentó además que según el PMUS “la calle se convierte en una ciclocalle con un solo carril y preferencia para las bicicletas, con una anchura de 3,32 metros en Gallarza y 3,50 en Bebricio”.

El Partido Popular coincidió casi plenamente con Cs. “En Comisión informativa de Urbanismo no nos quisieron garantizar lo que iban a hacer”, comentó Luis Martínez-Portillo quien se centró en transmitir la idea de que se ocultan datos por miedo a la opinión pública y dejó estas píldoras: “Si lo que van a hacer es un carril para el tráfico rodado en Bebricio y otro en Gallarza, díganlo claramente. Van a crear un caos circulatorio. Declarar que van a hacer lo que diga el equipo redactor es una clara manifestación de incompetencia. Tendrán ustedes un criterio de lo que van a hacer con casi 3 millones de euros y los ciudadanos tendrán que saberlo. Tienen miedo a decir la verdad”. Martínez-Portillo terminó vaticinando que “van a crear un problema donde no lo hay” y concluyó asegurando que a día de hoy “no hay problema de circulación en Bebricio y Gallarza”.

Por su parte, el Grupo Socialista, sostuvo los argumentos que empleara en la rueda de prensa y aseguró que a actualmente falta espacio para peatones en Bebricio y Gallarza, “que incluso tienen que bajarse de la acera para poder circular”.

Llegados a la votación, PSOE e IU aprobaron con sus votos la modificación de créditos para dotar económicamente la redacción del proyecto mientras que la Oposición votó en contra.

 

BANNER PLANTADECOR INVERFLOR