Una patrulla de la Guardia Civil salva de un infarto a un vecino de Autol

Tras seis minutos de maniobras para sacarlo de la parada cardiaca los servicios sanitarios se hicieron cargo de la intervención y estabilización del infartado

guardias civiles salvan de un infarto a un hombre copia
La rápida intervención de estos guardias civiles permitió a los servicios sanitarios recuperar al infartado

Dos Agentes de la Guardia Civil del puesto de Arnedo realizaron las maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP) a un vecino de Autol, de 65 años, que había sufrido un infarto en el interior de un bar de la localidad. Tras seis minutos de RCP los servicios sanitarios que acudieron al lugar se hicieron cargo de la intervención y estabilización del infartado, que fue trasladado de urgencia al Hospital San Pedro de Logroño.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 15:30 horas del lunes cuando en la Central Operativa de Servicios de la Guardia Civil en La Rioja (062), se recibió un aviso en el que se informaba de cómo una persona que se encontraban en el interior de un bar de Autol, había sufrido desvanecimiento repentino con pérdida de conocimiento.

Agentes del Servicio de Seguridad Ciudadana del Puesto de Arnedo que acudieron al lugar, comprobaron que el hombre carecía de pulso y de respiración, por lo que colocaron a esta persona en la posición adecuada y comenzaron a realizarle la reanimación cardiopulmonar (RCP) hasta la llegada de los servicios sanitarios, que se hicieron cargo de la intervención relevando en ese momento a los dos agentes.

Personal facultativo indicó a los agentes que su rápida actuación les había permitido sacar al hombre de la situación de parada cardiaca.

CLASES PARTICULARES BANNER