Andreu ha descrito una situación preocupante en La Rioja pero ha aclarado que no se cerrarán los bares ni es un toque de queda

“Los resultados obtenidos no están siendo los deseados"

Concha Andreu

La presidenta de La Rioja ha dicho que no quería ser alarmista pero no ha podido evitar trasladar en su discurso la preocupante situación que atraviesa La Rioja, sobre todo en la presión hospitalaria. Andreu  antes de explicar las medidas del confinamiento perimetral de La Rioja ha admitido que no se están obteniendo buenos resultados.  Estas eran sus palabras:

No nos ha temblado el pulso cada vez que hemos implementado medidas restrictivas, lo hemos hecho siempre con anticipación según la evolución de los datos epidemiológicos. Y hemos acompañado esas medidas de otras de apoyo al sostenimiento de la economía y de protección de los miembros más vulnerables de la sociedad. Pero la realidad es que estas medidas limitativas, mantenidas en el tiempo, pierden efectividad. Los resultados obtenidos no están siendo  los deseados“. 

Tampoco ha ocultado Andreu que las consultas ordinarias de otras patologías “no pueden realizarse por el incremento de la presion asitencial a la que nos somete la Covid” y ha advertido que de forma colateral este virus también produce otro tipo de enfermedades asociadas que afectan a la salud mental, violencia de género, estrés social…

Es responsabilidad de todos si no queremos poner en peligro la presión sanitaria de las personas, sufran esta u otras patologías”, ha apostillado.

Por otra parte, ha aclarado que el cierre perimetral decretado para La Rioja a partir del viernes no se trata de un toque de queda, pero tampoco lo ha descartado ya que en todo caso le corresponderá al consejero interterritorial de Salud que se reunirá mañana. “En el momento actual, el toque de queda es una medida que no está sobre la mesa en nuestra comunidad pero que sabemos que se analizará en el Consejo Interterritorial de mañana y que adoptaríamos también si fuera necesaria, una vez que el Gobierno de España articule su figura legal”.

Aún con todo, ha anunciado que contactará con todos los alcaldes de La Rioja para trasladarles la conveniencia de que aconsejen a sus vecinos que no se muevan de sus respectivos municipios. No es una obligación pero sí una recomendación, ha aclarado la presidenta.

La preocupación del Ejecutivo también se ha hecho notar cuando Andreu ha comentado “a modo de ejemplo” lo que podría ocurrir si los 305.000 riojanos que no están inmunizados enfermasen a la vez. Según los datos científicos, el 10 por ciento requeriría hospitalización y un uno por ciento requeriría un ingreso en la UCI. Este escenario hipotético daría como resultado 38.700 personas hospitalizadas y 2.300 personas en la UCI. “Un solo contagiado puede contagiar a cuatro personas en dos días”, según ha informado.

“Era solo un ejemplo”, insistía Andreu, que sin embargo añadía: “Este escenario tan negro sería el que nos espera si no actuamos en todo momento, todos los días, a todas horas”. Y es que según ha explicado, los datos científicos apuntan a que “aproximadamente, un 10% de los casos diagnosticados podría requerir ingreso hospitalario y que un 1% podría necesitar una cama en la Unidad de Cuidados Intensivos”.  Asimismo, ha recordado que el pasado 16 de septiembre ya hubo que ampliar la capacidad de la UCI,  de sus 32 camas a las 54 disponibles actualmente.

Antes de anunciar el cierre perimetral de La Rioja, Andreu ha insistido mucho en apelar a la responsabilidad de cada uno de los ciudadanos y en resaltar que el foco de los contagios se está produciendo principalmente en el ámbito familiar. Por eso, ha hecho hincapié en que “estos contagios se están produciendo tanto en el salón de casa como en las bodegas”.

También ha hablado de la hostelería para asegurar que la mayoría de las ocasiones el peligro de contagio “reside mas en algunos clientes en momentos puntuales que en los propios establecimientos” y que por tanto no se van a cerrar los establecimientos hosteleros, un sector que “está adoptando todas las precauciones”.

“No estamos hablando de curar la enfermedad sino de doblegar la curva y de evitar la presión asistencial”, ha manifestado la presidenta, quien ha advertido del riesgo de que “ni nosotros ni nuestros allegados seamos correctamente atendidos”.

Finalmente, ha apelado a los riojanos para que realicen un ejercicio de  responsabilidad individual y también de solidaridad en atención a nuestros mayores. Ha vuelto a recordar el trinomio mascarilla-lavado de manos- distancia de seguridad, y ha asegurado que “esta combinación de medidas que se van a imponer en La Rioja “supone la mejor garantía para que el Sistema Público de Salud pueda retomar, cuanto antes, las consultas e intervenciones ordinarias que, a día de hoy, no pueden realizarse por el incremento de la presión asistencial”.

LA VUELTA CICLISTA A ESPAÑA NO SE VERÁ AFECTADA

Sobre la Vuelta Ciclista que va a pasar por La Rioja los próximos días, Andreu ha explicado que “los rigurosos protocolos de seguridad y salud implementados e informados a nuestras autoridades sanitarias por la organización de la Vuelta son muestra de que esta actividad, realizada sin público y bajo parámetros de un estricto control, se realizará sin riesgo para nuestra población. Por lo tanto, su desarrollo no se verá afectado por las medidas”.