Andreu y Castresana prometen a empresas y autónomos, mayores ayudas económicas y más accesibles

La presidenta regional y el consejero de Desarrollo Autonómico han presentado la segunda edición del Plan de Reactivación Económica, que contempla ayudas “con una intensidad como nunca antes habían existido"

Andreu y Castresana

La presidenta del Gobierno de La Rioja, Concha Andreu, y el consejero de Desarrollo Autonómico, José Ignacio Castresana, han presentado hoy la segunda edición del Plan de Reactivación Económica. Un Plan, que según han anunciado, recoge ayudas “con una intensidad como nunca antes habían existido y con una cobertura mayor de inversiones y gastos”.

En su segunda edición, el Plan de Reactivación Económica mantiene sus líneas esenciales y su estructura, pero se adapta a la segunda oleada de la pandemia porque las condiciones han cambiado desde el mes de junio, ha declarado Castresana.

Así, el plan incluye un incremento “muy importante” en las cuantías de las ayudas directas. Estas ascienden hasta 5.500 euros en el caso de los autónomos, hasta 8.925 euros para pymes de 11 a 50 empleados y hasta 11.861 euros en el caso de pymes entre 51 y 250 empleados.

También crece la intensidad de las subvenciones, que pasan del 40 por ciento al 70 por ciento, y se amplían las inversiones y gastos susceptibles de subvención.

Además, se simplifica y agiliza el proceso de solicitud, tramitación y abono de las ayudas, a través de la web de la ADER (www.ader.es) y con asesoramiento personal en el teléfono de atención a la empresa (941 29 42 00).

La convocatoria de esta segunda edición del Plan de Reactivación Económica, ya abierta, se mantendrá hasta el 3 de noviembre y todas las solicitudes presentadas hasta la fecha en el marco del Plan de Reactivación se adaptarán automáticamente a las nuevas condiciones.

La presidenta ha asegurado “el Gobierno de La Rioja ha actuado desde el primer momento para no dejar a nadie atrás y reactivar nuestro tejido productivo”, y que este plan viene a confirmar que “vamos a seguir estando a su lado”.

Por su parte, el consejero ha descrito así la situación: “Pasamos de una etapa de desescalada y de nueva normalidad a un periodo en el que vamos a tener que convivir con la enfermedad en el aspecto económico”. Por eso se han reforzado “aquellas herramientas que mejor solucionan las necesidades actuales: ayudas directas para resolver los problemas de costes fijos, apoyo para asegurar la seguridad de trabajadores y clientes, y subvención de inversiones para modernizar el tejido productivo”.

Como ejemplo, ha citado que el Plan incluye como subvencionables al 70 por ciento tanto  actuaciones como consumibles en el ámbito de seguridad en el trabajo, ya sean gastos derivados de la adquisición de mascarillas y guantes o pruebas de detección de COVID-19 en la plantilla, instalación de mamparas, maquinaria de desinfección o intervenciones en la distribución en planta de comercios o empresas.

En el ámbito de la digitalización, este porcentaje de subvención puede destinarse a impulsar el teletrabajo y potenciar la relación telemática con los clientes, a través de inversiones en tecnología, equipos informáticos, conectividad de banda ancha o desarrollo del comercio electrónico.