Desarticulado el clan familiar que controlaba el tráfico de marihuana en Calahorra

Las tres viviendas de las que disponía el grupo funcionaban como un "supermercado de marihuana", abierto prácticamente las 24 horas del día y los 365 días del año

Guardia Civil operativo marihuana 11
Cultivo 'indoor' en uno de los pisos registrados por la Guardia Civil

La Guardia Civil informa esta mañana de la desarticulación de un clan que controlaba el tráfico de marihuana en Calahorra y mantenía tres pisos que funcionaban como «supermercados de droga» atrayendo a personas de toda la comarca, según asegura este cuerpo de seguridad.

Enmarcada en la Operación Miller –“Plan de Respuesta Policial, al cultivo y tráfico ilegal de marihuana y los beneficios del mismo”– la Guardia Civil ha llevado a cabo una investigación en La Rioja que se ha saldado con la desarticulación de un grupo criminal, de índole familiar, cuyos seis integrantes –tres varones y tres mujeres, de nacionalidad española, con edades comprendidas entre los 22 y 41 años- han sido detenidos como presuntos autores de los delitos de pertenencia a organización criminal, contra la salud pública por cultivo, elaboración y venta de droga, defraudación de fluido eléctrico y tenencia ilícita de armas.

Las tres viviendas en las que residían los integrantes de este grupo ubicadas en el casco antiguo calagurritano, se habían convertido «en un auténtico supermercado de venta de marihuana, abierto prácticamente las 24 horas del día y los 365 días del año, al que acudían consumidores de esta sustancia estupefaciente -entre ellos menores de edad- de Calahorra y localidades limítrofes».

La investigación que ha durado varios meses ha sido muy compleja, debido principalmente a la zona en la que se encontraban ubicadas las viviendas -Calle Cabezo y Calle Morcillón- que estaba prácticamente bunkerizada y controlada por “aguadores» para dar aviso en caso de detectar presencia de policial. Este hecho llegó a provocar numerosos cambios en los sistemas de seguimiento, vigilancia y control sobre los integrantes del clan familiar.

 

Inicio de las actuaciones

A principios de mayo agentes del al Área de Investigación de la Guardia Civil en Calahorra, tuvieron conocimiento a través de diferentes informaciones emitidas por las Unidades de Seguridad Ciudadana, de un flujo constante y diario de personas -en su mayoría consumidores de cannabis– que acudían a cualquier hora del día y de la noche al casco viejo de Calahorra para la adquisición de este tipo sustancia estupefaciente.

Estas informaciones permitieron centrar las actuaciones sobre tres viviendas de un conocido clan familiar vinculado al tráfico de drogas, pudiéndose determinar que desde estos inmuebles no sólo se estaría distribuyendo marihuana, sino que también se cultivaba de manera constante para fidelizar y abastecer a los clientes durante todos los días del año.

Una vez perfilado el modo de actuar y recopiladas todas las pruebas que les incriminaban en un presunto delito contra la salud pública, se procedió a solicitar el pertinente mandamiento de entrada y registro para los tres inmuebles.

Tras concederse, se procedió a la entrada sorpresiva en las viviendas y a la detención de los seis implicados. En el interior de cada uno de los inmuebles los agentes hallaron sendos laboratorios tipo “Indoor” destinados al cultivo intensivo de marihuana, dotados de todos los elementos necesarios para una correcta y rápida producción de las plantas -lámparas de calor, extractores, ventiladores y productos químicos para aumentar el crecimiento de cada cosecha.

Durante los registros se intervinieron 192 plantas de marihuana, 5 kilogramos de cogollos dispuestos para su venta, todos los útiles necesarios para la dosificación, pesaje y empaquetado de la droga, 4.939 euros, una escopeta que había sido sustraída en Gibraleón (Huelva), 23 cartuchos, lámparas halógenas, extractores, aires acodiciados y ventiladores, así como anotaciones y documentación para su análisis y estudio.

Al no contar las viviendas con contadores de luz que registraran el consumo de electricidad, los agentes sospecharon que las mismas se estaban alimentando mediante enganches clandestinos a la acometida pública, por lo que solicitaron la presencia en el lugar de técnicos de la empresa suministradora de electricidad, quienes finalmente confirmaron el hecho y cortaron del suministro.

La operación ha sido llevada a cabo por agentes del Área de Investigación de la Guardia Civil en Calahorra. En la fase de explotación contaron el apoyo de Unidades de Seguridad Ciudadana de Arnedo y Calahorra, Unidad Funcional de Patrullas (UFP), USECIA-30 y agentes del Servicio Cinológico con perros detectores de sustancias estupefacientes.

CLASES PARTICULARES BANNER