El Ayuntamiento obtuvo en 2020 un superávit de 3,9 millones de euros que eleva el remanente de tesorería hasta 11,4 millones de euros

Al cierre del de cuentas y liquidación presupuestaria de aquel año, la concejal de Hacienda califica la salud económica municipal de “muy buena” a pesar de haber dejado de ingresar casi un millón de euros y de implementar costosas ayudas por la pandemia

presentación cuentas municipales copia
Elisa Garrido, alcaldesa, y Pilar Bazo, concejal de Hacienda, tras la rueda de prensa

El Ayuntamiento de Calahorra goza de muy buena salud económica a pesar de haber cerrado el ejercicio del año pasado con un millón menos de euros en el capítulo de ingresos debido a la pandemia. Esta es la valoración que la concejal calagurritana de Hacienda ha hecho esta mañana en la rueda de prensa en la que ha presentado los principales indicadores económicos al cierre de la cuenta general del año 2020.

Según Bazo “financieramente ha sido un año complicado” en el que por una parte se han producido gastos imprevistos y no contemplados en el Presupuesto General Municipal y por otra una contracción en los ingresos.

Así, ha hablado de una “minoración en los ingresos municipales debido a la suspensión de tasas como la de aprovechamiento de dominio público, cursos ofrecidos por el Ayuntamiento que no se celebraron, periodo de suspensión de pago en la ‘zona azul’ y paralización en el cobro de plusvalías”.

Igualmente se ha referido al “importante incremento en ayudas sociales” y a la “movilización de un importante paquete de ayudas a los sectores más afectados por la paralización de la pandemia que ha supuesto 740.000 euros”, de los que 268.000 euros fueron para comercios y hostelería afectados por cierre en Estado de Alarma y 140.000 euros en Bonos Comercio.

La alcaldesa, Elisa Garrido, presente en la rueda de prensa, ha intervenido para añadir que, por una parte, el Ayuntamiento ha tenido que seguir abonando cantidades por servicios contratados que no se han prestado durante algún tiempo; por otra parte, ha valorado positivamente que el Consistorio ha recibido la cantidad prevista de la administración nacional por la participación de Calahorra en los Tributos del Estado.

 

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS

Según los datos ofrecidos por la concejal de Hacienda estos son los principales indicadores económicos al cierre de la cuenta y presupuesto consistorial del año 2020:

  • Periodo medio de pago a proveedores: 14,07 días siendo el máximo recomendado de 30 días.
  • Nivel de endeudamiento (capital vivo de deuda/ingresos corrientes): se reduce en un 4,76% con respecto a 2019 para situarse en un 21,76% “sin necesidad de tener que recurrir a préstamos bancarios ni para inversiones ni para gasto corriente”.
  • Expedientes de aplazamiento y fraccionamiento a contribuyentes: pasan de 17 en 2019 a 45 en 2020.
  • Merma de ingresos estimada debido al Covid: aproximadamente 1 millón de euros.
  • Superávit: cerca de 3.900.000 euros que se añaden a los remanentes de Tesorería
  • Remanentes de Tesorería: 11.400.000 euros.

 

PARTIDAS EXTRAORDINARIAS, PARTIDAS NO CONSUMIDAS Y NIVEL DE EJECUCIÓN

En la rueda de prensa, La alcaldesa se ha referido a “800.000 euros en inversiones no previstas por gasto directo derivado del Covid” y a la paralización que supuso una merma de ingresos y de ejecución presupuestaria; sin embargo ni Garrido ni Bazo han detallado los capítulos que figuraban en el Presupuesto Municipal de 2020 y que finalmente no fueron empleados tales como partidas de festejos y subvenciones a grandes actos que no se celebraron; no obstante Bazo sí ha mencionado “una menor ejecución del presupuesto”. Según sus palabras, la ejecución del presupuesto de 2020 fue del 61% –“el año anterior fue de un 68%”– reducción que se debe en parte “a la paralización de plazos administrativos”.

 

DINERO PARA NUEVOS PROYECTOS

Sea como fuere, tanto la alcaldesa como la edil de Hacienda han señalado como causa principal de los buenos indicadores económicos “la contención de gasto y la licitación de suministros municipales que favorecen una gestión más eficiente de los recursos y suponen un ahorro para las arcas municipales”. Elisa Garrido considera además que “se ha dado respuesta a las demandas de los ciudadanos que peor lo estaban pasando (…) y el incremento de recursos económicos destinados a Servicios Sociales”.

Pilar Bazo ha mencionado como grandes inversiones de 2020: “la reurbanización de la calle Eras, la reparación de la cuesta de Juan Ramos, la reurbanización de la calle Velázquez y de Avda. Numancia”, esta última en el tramo del cruce con Achútegui de Blas.

Por su parte, Elisa Garrido ha dicho que gracias a una “eficaz gestión económica” el Ayuntamiento va a disponer de liquidez para poder acometer una “ambiciosa regeneración de Calahorra con proyectos de calado como la estación intermodal (tren/bus), la construcción de un nuevo Centro de Salud –en realidad expropiación de los terrenos– y trabajar en el Centro de FP (…) para los que necesitaremos realizar inversiones de varios millones de euros (…) para hacer una ciudad más dinámica y atractiva”.

 

BANNER DIA DE LA RIOJA