Reiniciadas las obras sobre la cloaca romana de la calle San Andrés

Después de año y medio y tras tener que replantear los trabajos por imprevistos en su trazado

obras acceso cloacas 1
Obras sobre la cloaca romana del Siglo I

Las obras para la puesta en valor de las cloacas romanas han recomenzado ya en el solar de la calle San Andrés desde el que se dará acceso a esta infraestructura romana del Siglo I para recuperarla y hacerla visitable. Así lo ha confirmado esta mañana a LA BRÚJULA un responsable de las constructoras CYR Proyectos y Obras SL–ISC Uramid SL, que figura como ejecutora de los trabajos.

La obra, que ha dado lugar a repetidos enfrentamientos en el escenario político, ha sufrido un importante retraso en su inicio desde que el 29 de junio de 2021 se firmara el acta de replanteo; trámite que permitiría el comienzo de los trabajos contratados por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. Sin embargo, como ha explicado José Mª Cruz, arquitecto de la empresa adjudicataria, aunque las obras comenzaron en su momento, tuvieron que paralizarse para replantearlas.

Cruz ha comentado a LA BRÚJULA que «es muy diferente una obra de restauración a una obra de nueva construcción», pues hay que trabajar sobre estructuras ya existentes patrimonialmente protegidas y cuya ubicación exacta –por hallarse en el subsuelo– tiene que estar perfectamente definida para garantizar que no resulte dañada. En este caso Cruz ha hablado de «una diferencia de trazado en la orientación de la cloaca con respecto a lo inicialmente previsto. No es mucho, pero una diferencia de 15 centímetros obliga a una completa replanificación». Así pues «la cimentación ha sido completamente modificada«.

Sea como fuere, ahora sí, se está produciendo movimiento de maquinaria. Se ha derribado el muro que se construyera para proteger el solar aledaño a la calle San Andrés donde se puede ver ya en parte del perímetro una alta zapata de hormigón que soporta una tanda de pilares y perfiles metálicos verticales.

PROYECTO IMPLUVIUM

Cabe recordar que el Ministerio de Fomento convocó a finales del año 2017 un concurso de ideas para poner en valor y hacer visitable la cloaca romana, concurso que ganó la propuesta firmada por el arquitecto José María Sánchez bajo el título de “Impluvium”.
Dicho proyecto fue presentado por el entonces alcalde, Luis Martínez-Portillo,  el día 19 de julio de 2018 en el Museo de la Verdura.

También se avanzó con el contrato para la redacción del proyecto que se adjudicó al ganador del concurso y se formalizó en verano de 2019 por importe de 104.219,69 euros.

La ejecución de este proyecto fue licitada en 976.515,52 euros y finalmente adjudicada a la empresa arriba citada, CYR Proyectos y Obras SL–ISC Uramid SL, por 933.548,84 euros.

Así pues, las obras que se están realizando consisten en la creación de una plaza con un espacio libre y rodeada de pórticos –que recuerdan el impluvium de una casa romana– para permitir usos al aire libre y un acceso para las visitas de las cloacas.

cloacas romanas
Interior de la cloaca romana

LA CLOACA ROMANA DE LA CALLE SAN ANDRÉS

    Obra arquitectónica del siglo I d.C. realizada en opus caementicium. Se mantuvo en uso hasta principios del siglo IV. Actualmente tiene una longitud excavada de unos 50 metros, cegada en ambos extremos por la acumulación de sedimentos.

    Las paredes de la construcción son de 43 cm. de grosor con una anchura entre ellas de 64 cm. y una altura de 1,32 metros terminada en bóveda de cañón. A lo largo del muro se pueden apreciar huecos realizados, posiblemente, para la iluminación mediante lucernas durante las actividades de mantenimiento y limpieza de las cloacas.

    Su trazado correspondería con el del Decumano Máximo en sentido este-oeste con pendiente hacia el este. Evacuaría las aguas de los conjuntos termales y sus edificios cercanos. Gracias a las excavaciones realizadas y la extracción de sedimentos se han encontrado utensilios de la época y se puede conocer mejor cómo era la antigua Calagurris y sus habitantes.

    Las cloacas se descubren en los años setenta. Gracias al trabajo de la asociación Amigos de la Historia de Calahorra junto con la colaboración de don Moisés Arnáiz, propietario del solar por el que se accedía a su interior. Se abrieron al público desde 1995 hasta 2002. Actualmente, de propiedad municipal, se trabaja para volver a hacerlas visitables.

    BANNER RIVER ALARGADO FEBRERO 23