Amigos de la Tierra La Rioja solicita una reserva natural protegida en Calahorra

Coincide con Ecologistas en Acción en que las fincas municipales de Manzanillo no deberían destinarse a uso agrícola sino incluirlas en la Red Natura 2000

Manzanillo
Vista aérea de las fincas municipales de Manzanillo y sus áreas naturales y urbanas próximas

Si días atrás Ecologistas en Acción criticaba la recuperación de las huertas municipales del paraje de Manzanillo para su aprovechamiento agrícola, hoy hace lo mismo otro colectivo «verde», Amigos de la Tierra, que va más allá y solicita que la zona se convierta en una reserva natural protegida.

Al igual que Ecologistas en Acción, Amigos de la Tierra pasa por alto que los terrenos objeto de debate vienen siendo de aprovechamiento agrícola desde la década de 1950 centrándose en el hecho de que en los últimos lustros han quedado «abandonadas» –según el grupo ecologista– y también en que el mismo Ayuntamiento las incluyó en la Red Natura 2000 «Sotos y Riberas del Ebro» para cambiar luego de opinión y planear su arrendamiento a agricultores, como informó LA BRÚJULA AQUÍ el pasado 26 de mayo de 2022.

Amigos de la Tierra reclama al Gobierno de la Rioja que estas fincas no sean destinadas al la explotación agrícola y se contemplen «como espacio natural protegido en aplicación de los artículos 73, 74 y 75 de la recientemente aprobada Ley 2/2023 de 31 de enero, de biodiversidad y patrimonio natural de La Rioja».

Los ecologistas recuerdan que el objetivo del proyecto del Ayuntamiento es acondicionar estas fincas para el cultivo de las unidades agrarias rentables en régimen de arrendamiento, mejorando sistemas de riego para desarrollar condiciones óptimas para la actividad agraria.

La zona de actuación se encuentra en un meandro del río Ebro a la altura de la localidad navarra de San Adrián, lindando al norte con el río Ebro, y tiene una superficie 282.414 metros cuadrados.

digitalízate banner alargado

Según Amigos de la Tierra, en esta superficie se ha producido una «recuperación natural, por el cese de actividades humanas que ha permitido la naturalización y recuperación parcial de las riberas». Sería esta circunstancia la que contribuyó a que este territorio esté declarado como Zona de Especial Conservación (ZEC) en la Red Natura 2000, porque según el colectivo ecologista «tiene hábitats y especies protegidas de interés comunitario, tales como la nutria, el castor y el amenazado visón europeo», aunque no es menos cierto que estas especies localizan principalmente sus hábitats y refugios al otro lado del caballón o mota del Ebro y no tanto en la zona agrícola.

«Al tratarse de un meandro que hace el río, la zona es susceptible a inundaciones seguras cada vez que hay avenidas, lo que impediría una adecuada productividad y rentabilidad de las parcelas», argumentan los ecologistas ignorando que tales inundaciones se producen cada vez más infrecuentemente y sólo si sucede una rotura del caballón o mota de defensa del Ebro como la ocurrida en diciembre de 2021.

Sea como fuere, Amigos de la Tierra dice que «en caso de querer realizar una ordenación para uso agrícola en fincas municipales y favorecer la agricultura local, lo oportuno sería buscar un terreno fértil y productivo, pero no en un meandro al mismo borde del río Ebro y sujeto a sus periódicas avenidas».

Esta asociación pide al Ayuntamiento de Calahorra que reconsidere esta ordenación, y al Gobierno de la Rioja que el proyecto se encauce «hacia una mejora ambiental de la zona, erigiéndose en un Espacio Natural Protegido como Reserva Natural, utilizando como ejemplo de desarrollo socioeconómico y de turismo el aplicado en los “Sotos del Ebro de Alfaro” y que además sirva como aliviadero de avenidas del rio Ebro, incluyéndose con carácter urgente en el seno del reconocido proyecto LIFE de la UE ‘Ebro Resilience'».